Durante el día de hoy, 23 de abril, se celebra el Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor. Esto es así desde el año 1995, cuando la UNESCO eligió esta fecha para la mencionada celebración con el objetivo de fomentar la lectura y la propiedad intelectual. La celebración, eso sí, se lleva a cabo desde 1988, si bien en otras fechas distintas. Pero, ¿por qué se eligió el 23 de abril y no otro día para la promoción de las letras?

Hay varias teorías al respecto. La más aceptada, aunque no del todo correcta, es que, precisamente en esta fecha, el 23 de abril, pero del año 1616, fallecieron William Shakespeare y Miguel de Cervantes. Y no es del todo correcta porque el español, en realidad, murió un día antes, el 22, siendo enterrado el 23, que es cuando se notificó su fallecimiento. Por su parte, el autor inglés, falleció el 23 de abril de ese año, pero del calendario juliano, día que se correspondería con el 3 de mayo en el calendario gregoriano, que es el que se utiliza hoy en día en la cultura occidental como la nuestra.

Historia del Día del Libro en España

En España, el Día del Libro nace bastante años antes. La idea fue del escritor valenciano Vicente Clavel, que propone el 7 de octubre como fecha, porque se creía que ese día era el del nacimiento de Miguel de Cervantes. Clavel trasladó en 1925 su propuesta a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona y esta se la aceptó. Poco después, en 1926, el Rey Alfonso XIII firmaba un Real Decreto para la creación de la Fiesta del Libro Español, aunque se elegía el mencionado 23 de abril como fecha, en vez de el 7 de octubre propuesto por el creador de la idea.

La celebración tomó mucha importancia en las ciudades españolas con universidad, sobre todo en Barcelona, por la coincidencia de la fecha con el día de Sant Jordi, patrón de Aragón y Cataluña. Con el tiempo, la tradición disminuiría su importancia, hasta que llegaron los años 80, momento en el cual fue apoyada por las instituciones y volvió a ganar relevancia, habiéndose asentado, a día de hoy, en nuestra sociedad.

Historia de Sant Jordi

Una de las tradiciones del día de hoy es, sobre todo en territorios aragoneses y catalanes, el intercambio de una rosa y un libro entre los miembros de una pareja. Una tradición que, sin duda, une la celebración de Sant Jordi (Jorge de Capadocia), día regional de Aragón y Cataluña con el Día Internacional del Libro.

La leyenda cuenta que la región de Capadocia, hoy en día perteneciente a Turquía, estaba amenazada por un dragón, que se había comido a todos los animales del lugar. La población, atemorizada por el mitológico ser, decidió enviar a una persona al azar para saciar su hambre. La dudosa fortuna recayó en la hija del rey de Aragón, quien no tuvo más remedio que acudir a para ser sacrificada por el bien de su pueblo. Pero cuando llegó a la cueva del dragón se encontró con Jorge de Capadocia dando muerte al animal, de cuya sangre surgió una rosa roja que el héroe le regaló a la coprotagonista de la historia. La segunda parte de la tradición del intercambio de rosas por libros es mucho más obvia y menos romántica. La fecha coincide con el Día Internacional del Libro.

Kuala Lumpur, Capital Mundial del libro 2020

Lo que poca gente sabe es que, desde el año 2001, la UNESCO, junto a la Unión Internacional de Editores, la Federación Internacional de Libreros y la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias, elige una capital mundial del libro, cuyo mandato comienza, como no podía ser de otra forma, el 23 de abril. La primera de todas fue Madrid y desde el mencionado año 2001 se ha ido distribuyendo a lo largo y ancho de todo el territorio mundial, siendo Oceanía el único continente que todavía no ha tenido el honor de acoger una capitalidad. En el día de hoy, 23 de abril de 2020 finaliza el mandato de Sharjah (Emiratos Árabes Unidos) y comienza el de Kuala Lumpur (Malasia).