Un total de 27 municipios granadinos de menos de 20.000 habitantes se han beneficiado este año de las ayudas desplegadas por la Consejería de Justicia, Administración Local y Función Pública para equipamientos o maquinaria necesarios para la prestación de servicios públicos, obras en edificios municipales, estudios de inversión relacionados con planes de desarrollo local o actuaciones para incentivar la actividad económica y la generación de empleo, especialmente en sectores estratégicos endógenos. En el reparto de estas ayudas, se ha primado a los municipios más pequeños con problemas de despoblación.

Municipios con subvenciones

En concreto, los municipios beneficiados son: Gorafe, Agrón, Villanueva de las Torres, Beas de Guadix, Lobras, Gobernador, Cástaras, Ferreira, Almegíjar, Murtas, Lentegí, Quéntar, Válor, Morelábor, Bérchules, Soportújar, Cacín, Lugros, Rubite, Dehesas de Guadix, Alicún de Ortega, Jerez del Marquesado, Sorvilán, El Valle y las Entidades Locales Autónomas (ELA) de Mairena, Picena y El Turro. En total, se han destinado casi 700.000 euros a la provincia, la más beneficiada por estas ayudas al ser también una de las más afectadas por la despoblación, y 3 millones a toda Andalucía.

Estas subvenciones se conceden en régimen de concurrencia competitiva teniendo en cuenta, además de los criterios tradicionales como la tasa de paro, el presupuesto municipal o el número de habitantes, datos vinculados al riesgo de despoblación como la densidad de población, el crecimiento demográfico y vegetativo de los últimos diez años o el índice de envejecimiento.

Foto: Junta de Andalucía

Cuantía recibida

La cuantía máxima recibida por cada municipio es de 30.000 euros. Los ayuntamientos beneficiados destinarán estos recursos a mejorar equipamientos públicos para los vecinos como una rehabilitación de un apartamento en Mairena para destinarlo a alquiler social, la reforma de los colegios de Picena y Murtas o de la escuela de adultos de Sorvilán, las mejoras en el centro de día de El Valle, el hogar del pensionista de Beas de Guadix y el de Cacín o el centro sociocultural de Quéntar.

Algunos consistorios invertirán estos recursos en maquinaria para prestar servicios públicos como la adquisición de barredoras para la limpieza viaria o desbrozadoras para la poda. También hay proyectos para poner en valor recursos turísticos como la reforma del Centro de interpretación de la minería del mercurio Malacate en Lobras. Con estas ayudas, el Gobierno andaluz demuestra su compromiso con el municipalismo, contribuyendo con los ayuntamientos a ofrecer mejores equipamientos y servicios a sus vecinos y visitantes y generando actividades económicas que creen oportunidades laborales para que la gente se quede a vivir en el medio rural. El objetivo es frenar la despoblación que, en el caso de Granada, afecta especialmente a comarcas como Las Alpujarras o la sierra de Baza.