politicos-palacio-de-deportes

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, ha visitado el Palacio Municipal de Deportes de Granada, que ya se está activando para estar a la altura de uno de los mayores acontecimientos deportivos de este país y acoger así, partir del próximo 17 de febrero, la celebración de la fase final de la Copa del Rey de Baloncesto.

Según ha anunciado el alcalde, acompañado por el concejal de Deportes, José Antonio Huertas, y el concejal delegado de Gegsa, Eduardo Castillo, desde el Ayuntamiento ya se está trabajando para cumplir con los requerimientos que tiene la ACB para la celebración de un evento de esta categoría y, sobre todo, “para que las inversiones que se hagan se queden de una forma permanente en la ciudad”.

“Este Palacio ya es una magnífica instalación deportiva, pero queremos que la inversión económica que vamos a realizar para su modernización y puesta a punto no sirva solo para este evento puntual, sino que se quede ya aquí para siempre”, ha enfatizado Cuenca.

En concreto, según ha detallado el alcalde, el Palacio Municipal de Deportes ampliará su aforo para unos 2.500 nuevos espectadores mediante la instalación de gradas supletorias telescópicas, parte de las cuales se quedarán ya de forma permanente en las instalaciones. Junto a esto también mejorarán las infraestructuras propias del Palacio, que contará con un videomarcador central digital como el que ya usan los mejores pabellones del país.

Asimismo, el Ayuntamiento también está realizando una mejora de toda la red de conectividad en el Palacio, modernizando las instalaciones de wifi y fibra óptica para adecuarlas a la celebración de eventos de alta intensidad y garantizar que la señal de todo lo que esté sucediendo en este Palacio de Deportes pueda llegar a todos los rincones de mundo.

El alcalde ha precisado que las primeras estimaciones aseguran que “la ciudad tendrá en esas semanas, que es tradicionalmente temporada baja de turismo, un retorno económico directo e indirecto de varios millones de euros traducido en pernoctaciones, consumo en hostelería y comercio, pero también en impacto de la ciudad a través de los medios de comunicación y redes sociales”.

De hecho, ha recordado que la celebración de la última fase final de la Copa del Rey de Baloncesto dejó en su ciudad organizadora un impacto económico directo de 8 millones de euros y de 20 millones de euros indirecto.