Una pareja de marroquíes está siendo investigada por agentes de la Policía Nacional. Se trata de un hombre de 37 años con antecedentes penales que ha sido detenido en muchas ocasiones y su esposa de 23 años. La investigación se ha abierto debido a un presunto delito de abandono a menores.

Los acusados son señalados por haber simulado el encuentro de un menor desamparado, supuesto inmigrante ilegal. Y haberlo trasladado hasta una comisaría cuando la realidad era otra. El menor resultó ser el hermano de la esposa, el cual ya estaba empadronado y había vivido con ellos al menos una semana.

Simuló haber encontrado un menor abandonado en la calle

A media tarde del pasado 26 de febrero se presentó en el hall de entrada de la Comisaría Provincial-Jefatura Superior de Andalucía Oriental un ciudadano marroquí, residente en nuestro país, acompañado de un menor de edad.

El ciudadano manifestó a los guardias que custodian el acceso al edificio que se había encontrado con el menor cuando paseaba por la ciudad. Mencionó que el niño estaba solo y perdido por las calles tras entrar al país de forma ilegal en los bajos de un autobús.

Los guardias se dieron cuenta que el aspecto del menor no era compatible con la descripción del hombre. El niño se encontraba vestido con ropa limpia y no parecía haber estado debajo de un autobús. El supuesto benefactor insistió en que el menor fuese ingresado en un Centro de Menores ya que esa era su intención desde el principio.

La investigación demostró cual era su verdadera filiación

El menor fue asistido por los integrantes de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación. Acto seguido hablaron con el niño con la ayuda de un intérprete árabe y se dieron cuenta enseguida de que todo había sido montado. Al parecer el menor había sido aleccionado para contar esa historia falsa.

Finalmente se pudo averiguar la verdad de los hechos y constatar que el niño era hermano político del hombre que lo entregó. El supuesto menor ilegal estaba empadronado y había vivido con la pareja al menos durante una semana.