El PAOK FC ha llegado a Granada para medirse ante el conjunto rojiblanco en una nueva cita con la Europa League. El actual sexto clasificado de la Superliga griega quiere resarcirse de esa derrota ante el Krasnodar que le privó de disputar la Champions League en la última ronda previa. Tras apear de la misma a Besiktas y Benfica, el cuadro heleno pone a prueba al Granada CF en el que será el primer partido de Europa League que acoja el estadio de Los Cármenes.

“El Granada es un equipo que ha crecido muy rápido en los últimos años. Subió de Segunda hace poco y han conseguido estar en un lugar privilegiado en Liga y meterse en Europa”, explica Abel Moreira, técnico del PAOK, demostrando que conoce a la perfección el duro camino que han recorrido los rojiblancos.

“Han demostrado que con pocos recursos, trabajo y continuidad se pueden conseguir grandes metas. Además, es un equipo agresivo, vertical, que ataca con mucha profundidad. Mete mucha intensidad en los partidos. Buscan la espalda del rival, corren mucho y consiguen ganar. Tampoco reciben muchos goles”, revela Moreira. Por otro lado, el luso encuentra igualdad entre ambos conjuntos.

“Creemos que estamos a un buen nivel competitivo. Mañana buscaremos el mejor resultado. Nos espera un partido abierto. Ambos equipos están muy equilibrados. Tendremos momentos de aguantar en defensa y otros de atacarlos a ellos. Vamos a tener un muy buen partido, porque los dos equipos buscan ganar y ofrecen juego”.

El empate ante el Omonia en la primera jornada de la Europa League aún no se ha olvidado. Para los griegos, que aspiran a pelear por alguno de los puestos de clasificación para dieciseisavos, no fue un buen partido. No derrotar al aparente ‘regalo’ del sorteo puede dificultar sus pretensiones mayores en el torneo continental. Más aún con la rivalidad que mantienen helenos y chipriotas.

“Tenemos que mejorar en algunos detalles, pero el rendimiento general no es malo. Siempre salimos a presionar y a atacar al rival. No ganar al Omonia muestra que no siempre acompañan los resultados, pero no quiere decir que la imagen no sea buena. No somos ni mejores ni peores que antes. Tenemos que avanzar”, afirma el míster. Por tanto, el choque ante el Granada se avecina como clave para mantener vivas las opciones de pase a la siguiente ronda.

FOTO: PAOK FC

Ingi Ingason, de vuelta en Granada

El central islandés del PAOK, Ingi Ingason, ha regresado a la que una vez fue su casa, pero esta vez con otra piel ajena a la rojiblanca. Como blanquinegro, tratará de demostrar la valía que no logró sacar en Los Cármenes, arrastrado por la inercia de aquel Granada de Tony Adams y de las veinte nacionalidades.

“El Granada ha cambiado mucho desde que me marché. De mi etapa solo quedan dos jugadores -Rui Silva y Dimitri Foulquier-. Han conseguido meterse en Europa. Tienen jugadores excelentes, si no no estarían aquí. Creo que para mañana no hay favorito, el partido está al 50%. Será un partido difícil, muy táctico, interesante y bonito. Se jugará todo en los detalles, pero habrá igualdad de condiciones”, asegura Ingason.

Para volverse a Salónica con los tres primeros puntos de la competición, el islandés cree que “necesitamos estar al máximo nivel. El Granada es muy bueno en ataque y en defensa. Es un equipo que recibe pocos goles. Lo hemos analizado y vamos a intentar hacerlo lo mejor posible para ganar”.

Ingason también reconoce que frente al Omonia debieron conseguir el triunfo. Las tablas, a pesar de haberse adelantado el cuadro chipriota, les afectaron. “El empate nos metió más presión. La presión siempre existe y más cuando solo hay seis partidos. No se pueden cometer errores. Por otro lado, es cierto que nuestra plantilla no se ha establecido hasta hace poco. Estábamos pendientes de salidas y de entradas. Merecimos la victoria ante el Omonia, pero ahora nos centramos en el Granada. Tenemos que mirar hacia adelante“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *