ana-munoz-francisco-puentedura

Granada tendrá antes de fin de año, fruto del acuerdo entre el equipo de gobierno y Unidas Podemos, unas nuevas ordenanzas fiscales. “Además de congelar los impuestos en 2022, favorecen el empleo, impulsan el comercio y la pequeña empresa, apoyan la cultura y, sobre todo, ayudan a las familias más vulnerables”. Así lo han la concejala de Presidencia, Ana Muñoz Arquelladas, y el edil de Unidas Podemos e Independiente Francisco Puentedura.

Muñoz Arquelladas, que ha destacado “el indiscutible papel” de Unidas Podemos para la estabilidad del Ayuntamiento, ha afirmado que “con este acuerdo damos un paso muy importante para sacar adelante el presupuesto para el 2022. Un presupuesto que también queremos que sea el del resto de las fuerzas políticas de este Ayuntamiento, a las que invitamos desde ya a proponer medidas para el que debe ser el año de la recuperación económica para nuestra ciudad”.

El concejal de Unidas Podemos e Independiente Paco Puentedura, por su parte, ha recordado que “aunque UP no entrara en el Gobierno de la ciudad sí íbamos a facilitar la gobernabilidad, especialmente en los temas más urgentes para la ciudadanía y el Ayuntamiento después del terremoto político vivido en los últimos meses”. El edil ha señalado que, por tanto, “aunque este sea un acuerdo puntual, nuestra voluntad es seguir avanzando en todas las políticas que sean beneficiosas para la gente”.

Puentedura ha explicado que este acuerdo permite, en primer lugar, “que no haya subida de impuestos y por tanto se reestructure los ingresos en el Ayuntamiento aplicando criterios de progresividad fiscal luchando contra el fraude y sin aumentar la presión fiscal a grupos de población vulnerables”.

Contenidos del acuerdo

El documento contempla entre otros aspectos, “modificar el Callejero Fiscal con la revisión de los indicadores para calcular la situación a la realidad socioeconómica de cada calle, buscando más criterios de progresividad fiscal”. Así como bonificaciones en la tasa de licencia de actividades para nuevos negocios que se abran en la ciudad, “para ayudar a las familias con rentas más bajas y desempleados y pequeños negocios de la ciudad”.

En un plazo máximo de seis meses el Ayuntamiento planteará un paquete de medidas que amplíen las bonificaciones a tasas municipales y que beneficien a rentas bajas, al pequeño comercio, a la industria cultural y a los pequeños negocios del sector hostelero y turístico.

Con respecto al IBI, las ordenanzas fiscales para el año 2022 contemplan el recargo recogido por la normativa a las viviendas vacías en manos de grandes propietarios y entidades financieras o grandes especuladores. En este punto, tanto Arquelladas como Puentedura han incidido en que “esta medida no será de aplicación a los propietarios de segundas residencias, sino únicamente a los especuladores y grandes tenedores de viviendas”.

Otra medida que se incluirá en las ordenanzas fiscales para 2022 es compensar la subida de valores catastrales en un 3% el 2020, elevando el tramo por máximo por el que se puede aplicar la bonificación de un 90% del IBI Social, subiendo este valor de 60.000 a 62.000 euros. “Así muchas familias que en 2021 se quedaron sin poder acceder a esta bonificación podrán volver a tener derecho a la misma con este cambio de umbral”.

Por último, en lo que afecta a los recibos del agua “se mantendrá para el año 2022 el fondo Covid de 350.000 euros creado por EMASAGRA para ayudar a los pequeños negocios de la ciudad y familias con rentas bajas más afectados por la pandemia”, concluye el acuerdo.