Foto-movil_archivo

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a un varón de 18 años, con un decreto de expulsión dictado por Almería, como presunto autor de la sustracción de un teléfono móvil valorado en 1.400 euros que tuvo lugar cuando su propietario, de vacaciones en la ciudad, caminaba por el centro de vuelta a su hotel.

El dispositivo de búsqueda que establecieron las dotaciones en servicio permitió que esa misma madrugada se localizara al joven que todavía tenía en su poder el móvil, que fue devuelto poco después a su propietario.

Crimen-Machista-en-Granada
FOTO: Policía Nacional

Un teléfono móvil sustraído del bolsillo trasero del pantalón

La víctima se disponía a entrar un establecimiento de hostelería en el que se alojaba, situado en el centro de la ciudad, cuando de manera sorpresiva se le acercó por detrás un varón el cual le sustrajo su teléfono móvil tipo smartphone de última generación que portaba en el bolsillo trasero del pantalón.

La víctima echó a correr tras el individuo al que terminó perdiendo de vista, pero momentos después se encontró con una dotación policial que patrullaba la zona, a quienes narró lo que le acababa de ocurrir.

El suceso y los datos recopilados tanto sobre las características del autor, como sobre el móvil robado, fueron comunicados al resto de policías en servicio a través de la central CIMACC-091 y se inició un dispositivo de búsqueda. Algo más tarde, pasadas las tres y media de la madrugada, otra dotación de agentes de la Policía Nacional localizó a un varón que coincidía con las características aportadas por la víctima, el cual iba corriendo por la vía pública, motivos por los que fue identificado.

Foto-movil_archivo
Foto: Policía Nacional

Entre sus pertenencias, hallaron un teléfono móvil similar al que estaban buscando y posteriormente comprobaron que era el mismo que había sido sustraído esa misma noche, como así corroboró su propietario cuando se le mostró. Tras realizar las comprobaciones oportunas, el teléfono, que estaba valorado en 1.400 euros, fue devuelto a su dueño.

El detenido, que ya ha pasado a disposición de la autoridad judicial, carecía de domicilio en Granada y resultó encontrarse ilegalmente en territorio español ya que tenía en vigor una resolución de expulsión dictada por la Subdelegación del Gobierno de Almería.