jesus-aguirre

El consejero de Salud y FamiliasJesús Aguirre, ha intervenido en el Parlamento de Andalucía para explicar la evolución de la pandemia en Andalucía, centrándose en el proceso de vacunación, del que ha destacado que «el factor determinante que condiciona el ritmo de vacunación en Andalucía es el número de dosis de la vacuna que recibamos«. Así, ha reiterado que «la prioridad de la Junta es vacunar lo antes posible a todos los andaluces, aunque para cumplir el objetivo de vacunación del 70% en junio de la ministra de Sanidad se deben multiplicar por 4 las actuales dosis que recibimos. Es decir, Andalucía debe pasar de recibir entre 65.0000 y 80.000 dosis semanales a 350.000 dosis semanales«.

En este sentido, el consejero ha señalado que «las administraciones deben ser claras y precisas en este tema y no pueden vender humo, ya que la realidad es que, teniendo en cuenta las dosis que recibimos y la información que disponemos a día de hoy, sólo llegaremos al 8% de la población vacunada en esa fecha«.

El consejero ha recordado que «las incidencias en la distribución de vacunas, aparte de ralentizar el ritmo de vacunación, causando un perjuicio grave en la planificación para la administración de las vacunas, nos obligan a que establezcamos un stock de seguridad para garantizar la administración de la segunda dosis en los plazos establecidos por el fabricante».

Problemas de suministro

Esta medida previsora puesta en marcha por el Gobierno andaluz para solucionar los problemas de suministro existentes no puede ser penalizada por el Gobierno de España, «en el sentido de que se desvíen las dosis de Andalucía a otras comunidades autónomas que se han quedado sin dosis para suministrar la segunda», ha aclarado.

Por otro lado, aparte de los retrasos en el suministro de las vacunas Pfizer y Moderna, la decisión del Gobierno de España de limitar el suministro de la vacuna de AstraZeneca a las personas que no superen los 55 años, ha provocado que se tenga que modificar de forma sustancial el Plan de vacunación de la Covid-19, alterando la planificación prevista.

A juicio de Aguirre, «desde Andalucía, al igual que otras comunidades autónomas, hemos defendido que es un error no incluir a las personas de entre 55 y 65 años, ya que estas personas (algunas con enfermedades crónicas y pertenecientes en su mayoría a los Grupos 3 y 6) no van a poder recibir ninguna vacuna hasta pasados varios meses».

«Andalucía está preparada para vacunar a un ritmo mucho más rápido, gracias a la previsión, antelación y planificación del Gobierno andaluz, que ha puesto a disposición todos los recursos materiales y humanos necesarios para agilizar el proceso» ha resaltado.

Cese de actividad en los domicilios

Además, el consejero ha informado de que las medidas contundentes que está adoptando el Gobierno andaluz para hacer frente a la tercera ola. Se ha referido, entre otras, al Plan 7.500 pacientes en hospitalización, la aplicación de limitaciones con cierres perimetrales y el cese de la actividad esencial en los municipios en función de la tasa de contagio, la realización de cribados poblacionales, etcétera.

Asimismo, Aguirre ha vuelto a reclamar al Gobierno de España más dosis de la vacuna para Andalucía y que dote a la comunidad autónoma de todas las herramientas necesarias para gestionar la pandemia, como son el adelanto del toque de queda y la aplicación del confinamiento domiciliario de forma selectiva. Asimismo, ha pedido que rebaje el IVA de las mascarillas FPP2.

Estrategia de vacunación

Por otro lado, Andalucía sigue avanzando en su Plan de vacunación contra el Covid-19 y comienza esta semana a administrar la primera dosis (de Pfizer o de Moderna) a las personas mayores de 90 años que no han sido vacunadas previamente y que puedan desplazarse a los centros de vacunación.

Este colectivo, que están en el grupo 5 dentro del programa, van a ser llamados por el Servicio Andaluz de Salud para darles cita. Para facilitar su accesibilidad, recibirán la vacuna en diversos puntos de vacunación. Siempre se garantizará la permanencia de estas personas en el recinto al menos durante 15 minutos para observar posibles efectos de la vacuna.

El otro grupo de vacunación que comienza a recibir esta semana la primera dosis es el formado por los trabajadores de ayuda a domicilio, incluidos dentro del grupo 4 junto a los grandes dependientes. Se les pondrá vacuna AstraZeneca si tienen menos de 55 años. Si son mayores de 55 años o sufren graves patologías se les administrará la de Pfizer.