Granada-aficion

Los problemas en el Granada CF no sólo son en la cancha al estar peleando por no descender a cuatro fechas para el cierre de LaLiga, sino que ahora también son en las tribunas y en el entorno que rodea al club. Y es que han dimitido los coordinadores de la grada de animación Grada 1931, quejándose de un trato injusto por parte del club al considerar que “hay opresión y un control excesivo sobre la grada de animación”.

Todo ha surgido porque un miembro de la directiva ha ido durante el partido en el que han empatado 1-1 ante el Celta de Vigo, para pedirles que dejen de cantar el cántico de “directiva dimisión”, mismo que no habían comenzado ellos, y que esta misma persona les pidió, citando textualmente «le costamos mucho dinero al club», por lo cual «no tenemos por qué aguantar dicho trato», han asegurado desde el grupo de animación. Ante lo mismo, Alex Mantas, excoordinador de la grada de animación Grada 1931, ha asegurado que su dimisión ha sido inminente ante el mal trato recibido.

“Nos tienen oprimidos. No compartimos este modelo de grada de animación. Nos cortan la libertad de expresión al impedirnos mostrar nuestro descontento con la directiva, un cántico que no nació de nosotros», ha comentado en entrevista con Radio Marca Granada sobre al relación que tienen con la directiva que comanda Patricia Rodríguez.

«La gente piensa que por haber dimitido no vamos a ir más al estadio. Todo lo contrario, vamos a ir más que nunca. Lo que pasa es que ahora no podrán exigirnos responsabilidad como coordinadores», ha añadido.

Mediante un comunicado, los coordinadores de la Grada 1931 han externado que “definitivamente no hemos recibido el trato que merecíamos durante la temporada”, se lee en el texto, en el cual añaden que han pedido diversas solicitudes como “mover el sitio de un punto a otro, hacer unos soportes para los bombos o arreglar nuestro sistema de megafonía, han tardado semana (o incluso meses) en ser efectuados”.

El comunicado, de dos folios y que ha tenido gran repercusión en la afición nazarí, dice que «nos apena mucho esta decisión, pero creemos que es momento de dar el paso y que entre gente nueve a llevar la Grada 1931, ya que notamos y recibimos quejas de descontento por parte de nuestros propios miembros por las numerosas restricciones para tan poco apoyo del club», para cerrar diciendo que «ha sido un orgullo liderar este proyecto junto a nuestra gente y el granadinismo».