Andalucía sabe a aceituna. De hecho, es el ‘snack’ preferido de los andaluces, hasta el punto de que el año pasado consumieron casi 21.000 toneladas de aceituna de mesa, un 24% más que el año anterior. La vuelta a los bares y a las reuniones de amigos tras las restricciones por la pandemia han animado el consumo de un alimento que forma parte de la ‘marca España’.

Desde mediados de septiembre, el trajín de los recolectores en los campos de olivos, cargados con sus tradicionales macacos y el ajetreo de los tractores con sus remolques repletos de aceitunas, anuncian que ha llegado el verdeo. Aquí aún se ordeñan los olivos para cuidar un producto que necesita de mucho mimo y que es la base de la economía de muchos pueblos y familias. Solo las labores de recolección generarán 1,36 millones de jornales.

Aceitunas recién recolectadas

En unas cuantas semanas, durante la campaña del verdeo se recogerán en tierras andaluzas cerca de 439.000 toneladas de aceituna de mesa, la gran mayoría en la provincia de Sevilla, donde se espera superar las 300.000 toneladas, pese a un esperado descenso. Este año la campaña será más corta. Se espera un 9,7% menos. La falta de lluvias y el calor excesivo han mermado la producción, si bien las precipitaciones de septiembre han mejorado la calidad de los frutos.

La variedad hojiblanca, predominante en Córdoba y Málaga, es la más importante con un 56% de la producción. Le siguen manzanilla -la variedad principal en la provincia de Sevilla- y la aceituna gordal. Desde 2019, una Indicación Geográfica Protegida (IGP) específica para la manzanilla y la gordal de Sevilla reconoce la excelencia de este fruto. Cada vez más agricultores producen con este sello de calidad.

Agricultor en plena recogida

EEUU, destino aceituna

Si en España la aceituna de mesa forma parte de la gastronomía más casera y patria -el año pasado se consumieron cerca de 133.000 toneladas-, en el resto del mundo la aceituna andaluza cuenta con un reconocimiento más que merecido por su calidad y sabor. De hecho, forma parte de la dieta mediterránea, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

En la campaña anterior, se exportaron de toda España 311 millones de kilos de aceitunas preparadas o en conserva por 461 millones de euros. Casi el 70% de todas estas ventas al exterior fue de aceitunas cultivadas en Andalucía. El principal destino, Estados Unidos, que concentró el 18% de estas exportaciones.

Aceitunas en árbol

Tras la supresión de los aranceles impuestos por la administración Trump a la aceituna verde, el sector se ha lanzado a reconquistar un mercado en el que Grecia y Egipto han metido cabeza al no estar castigados con una ‘injusta’ tasa arancelaria ligada a la industria aeronáutica. Es el momento de recuperar el terreno perdido. Y la mejor baza es la calidad de un alimento que se lleva exportando a América desde los albores del siglo XVI.

Después de Estados Unidos, los destinos más destacados son Italia, Francia y Arabia Saudita. El mercado chino, entre los que más crecen. La aceituna de Andalucía no tiene fronteras.