Los peores presagios se han cumplido. El portero portugués del Granada CF, André Ferreira tendrá que pasar por quirófano tras la lesión sufrida. El percance viene derivado del lunes de la semana pasada en el enfrentamiento ante Las Palmas.

Aitor Karanka ya venía avisando que el estado físico del guardameta era preocupante, y así lo han confirmado las pruebas médicas realizadas en los últimos días. Dichas pruebas han determinado que André Ferreira sufre una lesión tendinosa del recto anterior de su pierna derecha.

Tras la consulta y el estudio del servicio médico del club y especialistas internacionales, se ha decidido que la vía más aconsejable para resolver esta dolencia es la quirúrgica. Es por eso que, el jugador será intervenido el próximo viernes, 7 de octubre, por el doctor Lasse Lempeinen.