Antonio Cortes Heredia (Antoñín) es uno de los fichajes del Granada CF en este último mercado de invierno. Su participación en el equipo no ha sido mucha y tan solo ha disputado unos minutos en la Copa del Rey. Sin embargo el jugador malagueño ha expresado sentirse adaptado al equipo rojiblanco.

Este jueves Antoñín celebró su vigésimo cumpleaños encerrado en casa debido a la crisis sanitaria que ha provocado el coronavirus. El veinteañero fue el protagonista del podcast del Granada CF.

Lo lleva bien y se lo dice a la familia

“La verdad yo pensaba que, y lo hablaba con mi familia el otro día, que me iba a ser difícil porque excepto un tiempo que estuve fuera he estado siempre pegado a mi familia, a mi padre a mi madre. El otro día comentándolo con mi familia estuvimos hablando de eso, que se me está haciendo todo fácil, que a pesar de todo lo que está pasando, no es complicado. Hasta ahora no he tenido un día de bajón, todo es normal”.

¿Cómo pasa el día Antoñín?

“Me levanto, hago entrenamiento, termino, me ducho, me hago algo de comer, cocino algo. Luego por la tarde entreno, un rato de series, un rato de play y así es como paso el día, viendo series, películas y hablando con la familia”.

Siempre quiso ser futbolista

“Empecé con seis añitos en un club de mi barrio, en el 26 de febrero y desde ese momento sabía que quería dedicarme al fútbol que es lo que me gusta, que es lo que me iba a gustar. Quería llegar al mundo profesional y con la ayuda de mucha gente lo he conseguido y estoy super contento”.

Película favorita “en busca de la felicidad”

“La verdad que, si porque a mi desde pequeño me han enseñado a ser así en el campo. Yo nací con esa garra porque ahí en el club donde jugábamos sacábamos esa garra, esa hambre de jugar cada partido como si fuera el último. Y claro el otro día puse la película porque me gusta fijarme en ese aspecto, yo voy en busca de la felicidad. Hay que vivir la vida, luchar para ser feliz, yo desde pequeñito he estado luchando para llegar a donde estoy el día de hoy, estar contento, estar feliz. A donde yo quería de pequeño, donde yo soñaba”.

Se fue muy joven para jugar en el Shalke

“Con diez añitos me fui a jugar a Alemania, al Shalke, estuve un tiempo porque no me fue muy bien el tema de la adaptación. Tampoco se hicieron las cosas como creo que se debieron haber hecho, no pude adaptarme bien. Decidí volver a Málaga, decidí volver al 26 de febrero, a mi club donde siempre estaba y a partir de ahí me firmó el Málaga y hasta el día de hoy”.

Fue muy complicado porque pasaba mucho tiempo solo

“Teníamos una casa en el que vivíamos seis o siete jugadores, teníamos una cocinera que nos hacía de comer y se iba hasta tarde. Estábamos solos los chicos, eran de Alemania, era un poco complicado”.

Cuando vuelve al Málaga va al Palo

“Yo estaba jugando en el Málaga, firmé 3 años, juego en División de honor un minuto, luego al siguiente año en División de honor otra vez no juego nada prácticamente. Ahí habló con los repres para ver la posibilidad de una sesión a un club de tercera y teníamos un amigo en el Palo, hablamos con él y llego al Palo. Ahí quería demostrar mi fútbol, jugar, era joven, al final lo que quieren los juveniles es jugar y coger minutos y al final pues llego al palo y con el Míster me ayudaron mucho, pude estar bastante bien. Luego volví al Málaga en juvenil otro año y volví al filial”.

Ha sido un sueño que ha llegado muy rápido

“La verdad que todavía me levanto en la mañana y pienso ¿en verdad he cumplido este sueño? Al final es muy complicada la situación que he tenido. Soy un chico que le ha costado llegar a donde estoy. Al final todo ha sido muy rápido, de estar en el filial, a subir al primer equipo, debutar, meter 4 goles y un par de asistencia y llegar a Primera división. Ha sido como todo un poco rápido, también he tenido unos años anteriores muy complicados, al final pues nada, superar, seguir entrenando y no dejarme ir y ahí está la recompensa”.

El sufrimiento ha hecho más ambicioso a Antoñín

“Nunca hay que rendirse, por muy fuerte que sea la dificultad, uno siempre tiene que tener la mente preparada para todo, en todos los aspectos. Como te dije antes he sufrido bastante y yo pienso que al final es psicológico porque al final tu piensas voy a entrenar y si el entrenador no cuenta conmigo le tengo que demostrar que quiero jugar y que estoy por delante de ese jugador y digo si el mete un gol yo meto dos. Al final creo que eso es lo te hace superarte día a día”.

La forma de jugar de Antoñín

“Mi forma de jugar es tener hambre siempre, jugar al fútbol, lo que intento es recibir bolas y si veo el uno contra uno voy hacia adelante y corro hacia el espacio. Me identifico ahí, siempre acomodarme para el centro en el uno contra uno”.

De chico jugaba de extremo

“Yo en inferiores y juveniles siempre jugaba de extremo, luego llegué al filial y jugaba de nueve, estaba jugando de nueve, de segunda punta. Este año en el Málaga jugaba de diez, segunda punta, con dos puntas, extremo izquierdo, derecho. Tengo variedad arriba, puedo jugar en ambas partes de arriba, en el Málaga jugaba más de extremo, pero también de delantero, iba cambiando”.

Es muy creyente

“Soy evangélico y pienso que al día de hoy estoy aquí por el que está arriba, por Dios. Al final con todas las dificultades y con todos los problemas que tuve no creo poder haber salido sin la ayuda de Dios. Antes de cada partido le dedico un minuto para darle gracias de poder disfrutar ese partido, soy muy religioso”.

Le gusta escribir

“Me gusta ponerme una música relajante y me gusta escribir, me gusta expresar lo que uno siente, reflejar lo que es la vida y lo que cuesta vivirla. Al final es bonita si sabes vivirla como dice la canción, me gusta expresar lo que dicen mis familiares y lo que yo siento. Cuando estoy de viaje en los hoteles escribo eso, no se me da muy bien, pero me gusta”.

Todo el vestuario le ha felicitado

“La verdad que el vestuario, dirección deportiva y el míster me han ayudado muchísimo. Hoy en mi cumple todos me han felicitado. Al final esa sensación de que están contigo, te hace sentir arropado y todo es más fácil”.

A Antoñín le gusta estar bien vestido

Me gusta estar elegante para ir a la calle y para estar en casa, me gusta estar bien vestido y eso, es verdad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *