antonio-monterrubio

Antonio Fernández Monterrubio ha concedido una rueda de prensa en la mañana del día de hoy, viernes 30 de abril, en el Hotel Barceló Granada Congress. Su intención era la de despedirse de la afición granadinista tras su destitución como Director General del Granada CF y explicar los motivos que desencadenaron en su cese desde su punto de vista.

Durante dicha rueda de prensa, además de responder a las preguntas de los medios de comunicación acera de su salida del club, el ya ex Director General de la entidad nazarí, ha leído este comunicado para agradecer a sus compañeros de trabajo y a la afición, pero también para advertir de que tomará las medidas necesarias para mantener en todo momento su honor como trabajador.

FOTO: Photographers Media.

“Quiero comenzar este comunicado dando las gracias a la Ciudad, a los aficionados, a los medios de comunicación, a mis compañeros, y a todas las personas que han hecho de este tránsito una etapa difícil de igualar en mi vida profesional.

Todos y cada uno de vosotros habéis sido y sois parte de lo que hoy es el Granada CF, de lo que transmite el Club hacia el exterior y del potencial, que hoy en día, representa un proyecto que ha sido modelo en la competición, tanto en el ámbito deportivo como en el ámbito de gestión, prueba de ello son los innumerables reconocimientos públicos, la consecución de la Medalla de Oro de Andalucía y, de forma mucho más práctica, nuestra evolución en las distintas competiciones en las que siempre hemos intentado llevar a gala la humildad con la que hemos intentado construir este proyecto.

Quiero, también, que mis primeras palabras sean para pedir disculpas a todas aquellas personas que en el transcurso de este tiempo hayan podido sentirse molestas o perjudicadas por algunas de las cuestiones que hemos abordado, nunca fue la intención.

Mil Gracias de corazón a todos.

Debo confesaros que en mi llegada al Club en junio de 2017 era difícil imaginar para mí qué era el Granada CF, qué representaba y qué significaría para mí. Nunca los comienzos fueron fáciles, mucho trabajo, dedicación sincera, tiempo y sacrificio, es la única fórmula que he empleado hasta el último día en el que pisé el Estadio Nuevo los Cármenes. Tanto mi familia como yo nos hemos sentido acogidos y queridos en esta ciudad. Siempre estaré eternamente agradecido por la gran oportunidad que se me brindó para descubrir esta ciudad y participar de este proyecto como Director General del Club. Ha sido un honor y un orgullo defender este escudo desde mi cargo, con honestidad, responsabilidad, humidad y respeto. He trabajado para este Club sin guardarme nada para mañana, asumiendo que, seguramente, habrá habido equivocaciones. Siempre poniendo sobre la mesa lo mejor de mí y de mi equipo. Me he sentido y me siento un Privilegiado, con mayúsculas, por haber sido el Director General del Granada CF y haya donde vaya lo tendré a gala.

Mi sincero y emocionado agradecimiento a jugadores, técnicos y empleados por su ayuda y compromiso con el proyecto, por su amabilidad, apoyo y atenciones. Creamos un grupo profesional y humano extraordinario que hizo soñar que las cosas extraordinarias pueden conseguirse cuando los esfuerzos se alinean en torno a un objetivo común. Lo imposible no existe para este grupo.

He tenido la fortuna de vivir el mejor momento de los 90 años de la historia de nuestro Club, noventa aniversario, ascenso a Primera División, semifinalista de la Copa del Rey, cuartos de final de la Europa League y otra permanencia. Inimaginable. En paralelo, el Club ha crecido con una identidad propia y consiguiendo acercarse a la ciudad y la provincia, consiguiendo la sostenibilidad económica y el respeto de las instituciones y de mundo del fútbol en general. El Club ya no vive de espaldas a la ciudad, es parte de todos y cada uno. Hoy el Granada CF es un referente como Club y eso es gracias al trabajo y al esfuerzo de todos, especialmente jugadores, técnicos y empleados. Me siento partícipe y orgulloso de formar parte del mejor momento de la historia del Granada CF.

Si difíciles fueron los comienzos, no os podéis imaginar lo difícil que es para mí dejar atrás esta etapa. El final de este proyecto no se ha producido de la manera que me hubiese gustado, tampoco de la manera en la que cualquier escenario previsible hubiera podido vislumbrar, aún así, me voy orgulloso y satisfecho del trabajo realizado. Los resultados de este trabajo en equipo, no sólo deportivos, están ahí, son medibles.

Siempre que se produce una situación como ésta, es desagradable ver como algunos aprovechan para hacer “leña del árbol caído” y derramar calumnias sobre la gestión realizada, atentando contra la honorabilidad, la profesionalidad y la lealtad de quien en este momento se dirige a vosotros. Se me perjudica a mí y, también, a la imagen de la institución, el Granada CF.

Quiero deciros que podéis estar tranquilos, yo lo estoy, la única razón que no puedo desmontar para mi salida del club es la pérdida de confianza del accionista mayoritario, el resto de las cuestiones, simplemente, responden a una justificación sobre una situación que no se ha podido explicar con criterios profesionales. Tengo la conciencia tranquila, soy fiel a los principios que se encargaron mis padres de inculcarme y la honestidad no es algo que me puedan arrebatar con mentiras, noticias falsas y populistas o cualquier otra situación que, seguramente, se utilizará para enturbiar una etapa del Club que no merece ese tratamiento.

Sin duda, mi salida, no era la deseada ni la previsible. La confianza se puede perder, por supuesto. La educación, el respeto a las personas y la profesionalidad nunca se pueden perder. Las formas y el momento no han sido las adecuadas ni razonables. Desde el respeto y la razón, dónde corresponde, defenderé mis intereses sin perjudicar al Granada CF y exigiré responsabilidades personales a los causantes por los daños ocasionados. Estoy en mi derecho y me he ganado con mi trabajo honesto y honrado todo ello. No permitiré insinuaciones o comentarios tendenciosos sobre mi honorabilidad o profesionalidad. Me marcho muy orgulloso por el trabajo realizado y los resultados obtenidos, con la cabeza muy alta, pudiendo mirar a todos a los ojos y con la conciencia muy tranquila. La verdad prevalecerá siempre.

Gracias de corazón a los aficionados, peñas y asociaciones, me he sentido uno más de vosotros en cada acto que he participado y en cada conversación compartida, siempre mirando por el bien del Club y su crecimiento. ¡Cuanto me habéis enseñado y cuantos recuerdos guardo! Lo he vivido en primera persona y me habéis contagiado vuestro amor a este Club. No tengo palabras para expresar mi gratitud por tantas muestras de cariño y afecto. Espero haber sido merecedor de ello y deseo corresponder a todos de la misma manera lo antes posible.

Me costó tomar la decisión de embarcarme en este proyecto y que feliz he sido, cuanto he disfrutado y cuanto recordaré esta maravillosa etapa que marcara un antes y un después en mi vida. Ahora, sé que no era un trabajo, era un sentimiento, algo que permanecerá en mi eternamente. Un Club con alma en mi corazón por y para siempre.

Cierro esta magnífica etapa profesional mirando hacia adelante, me quedo con todo lo positivo que esta etapa me ha aportado tanto a mí como a mi familia y dejo atrás los momentos duros. El Granada CF está por encima de las personas y estoy seguro de que lo vivido es sólo el comienzo de todo lo bueno que se merece esta ciudad y este Club. Tenéis mi respeto y admiración eternos.

No cabe duda, nuestros caminos se separan, una parte de mi corazón estará siempre en Graná y con los granadinistas. Ahora seré uno más de vosotros, animando y luchando por nuestro GRANADA CF. Mis mejores deseos y la mejor de las suertes para el Club y todos los granadinistas.

MIL GRACIAS. ¡Eterna Lucha! Antonio Fernández Monterrubio”