Este confinamiento que está sufriendo España y el mundo entero está durando más de lo que muchos esperaban. Esta situación está sacando, en muchas ocasiones, lo peor de cada uno. Por suerte, no siempre es así y a veces aparecen personas que ayudan en lo que pueden y no se cansan de dar ánimo y pedir la unión de todos. Dentro de este último grupo está Arián Téllez, atleta granadino que, en estos tiempos de cuarentena, se dedica a repartir comida colaborando con el Banco de Alimentos. El confinamiento, contaba Arián en Directo Marca Granada, lo está llevando “como todos, porque parecía que iba a ser más corto, pero aprovechando para hacer cosas para las que no tenemos tiempo normalmente”.

Un grupo scout, el germen de todo

Sus ganas de ayudar no han nacido con esta pandemia: “Siempre he estado involucrado en causas sociales. Desde los ocho años he estado en un grupo Scout, pero me fui a Madrid a entrenar y tuve que dejarlo porque no tenía tiempo. Después al volver a Granada cuatro años después lo retomé. Y no solo eso, también montamos Rotaract Granada, la sección joven de Rotary, una asociación que está muy involucrada aquí en Granada. Y cuando surgió el coronavirus quería ayudar, no podía quedarme en mi casa”. Reconoce que “tiene cierto peligro”, pero “hay gente que tiene más peligro que yo y era momento de hacer algo”.

Así que no se lo pensó dos veces cuando el Banco de Alimentos llamó a su grupo scout para ver si había algún voluntario: “Les dije que por supuesto. Es una labor muy sencilla, pero muy bonita. Descargamos cajas, entregamos alimentos a las distintas asociaciones… Reconforta bastante y merece la pena, porque no eres consciente de lo que significan 150 familias. Ver cómo llegan y que cuando se van llevan una sonrisa en la boca es reconfortante. Ojalá me dejaran ayudar más. De hecho, ya he realizado el cursillo de Covid-19 de la Cruz Roja para poder incorporarme con ellos”.

Solidaridad y entrenamiento a partes iguales

Como todo deportista, Arián Téllez trata de mantener un ritmo de entrenamientos lo más alto posible para que el parón no se nota a la hora de retomar las competiciones. “Los entrenamientos ahí van. La primera semana en Baza pude hacer algo, pero al volver a Granada se está complicando más”, admite el triple campeón de España. Destaca los esfuerzos de su entrenador para hacérselo a él y a sus compañeros de entrenamientos lo más fácil posible: “El trabajo de Manolo por adaptarnos los entrenamientos está siendo recalcable. No sabemos cuándo vamos a poder volver a entrenar y competir, pero la filosofía es entrenar para no empezar de cero el día que podamos volver a la competición”.

El parón se nota, dice Arián: “Me duelen las rodillas de estar más tiempo sentado. Eso sí, en cuanto entreno se me pasa. Creo que se nota el perder algo de masa muscular. Creo que estoy perdiendo kilos también. Adaptamos todo lo que podemos, pero no es lo mismo, porque no tengo mucho material. Con gomas, comba y esterilla me estoy apañando todo lo bien que puedo”. A pesar de la distancia física con sus compañeros habituales de entrenamiento, atletas como Dani Rodríguez o Fani Fortes, se mantiene en contacto con ellos: “Estamos todos parecidos. A todos nos cuesta, pero lo estamos llevando bien, dentro de lo que cabe. Casi todos estamos entrenando y luego matando el tiempo como podemos, con la consola, libros, series…”.

Incertidumbre sobre una posible vuelta

Y lo peor es no saber cuándo van a poder volver a reunirse para entrenar o cuándo va a regresar la competición al atletismo: “No sé qué decir. Habría que ir prueba por prueba. Porque en las pruebas de fondo van todos juntos y sí hay contacto. Que nos dejen salir a correr o a pasear podría ser una de las soluciones para que podamos aguantar bastante más, también la población normal. Siempre con las medidas de seguridad, eso por supuesto. El deporte ayuda a eso. Tomar el sol un poco, el aire en la cara, eso da la vida”.

Recomendaciones para la cuarentena

Para ocupar el tiempo que quede hasta que se levante el estado de alarma en España, Arián Téllez lo tiene claro: “Las redes sociales son buenas para entretenerse y divertirse. Si se usan para eso están muy bien, pero cuando entre en juego la política, los bulos, el gritar más que el otro, el ‘y tú más’, dejan de gustarme. Sigo Twitter y al principio estaba todo más tranquilo, pero ahora la gente se está exaltando. Parece que molesta todo ya. Todas las ideas se fueron al principio. La gente pensaba que esto iba a durar menos. Y se nota que la gente se está hartando ya de estar en casa”. Por eso, cuando las redes sociales empiezan a cansar, Arián prefiere disfrutar de series en su televisión: “La línea invisible, The New Pope, El palmar de Troya o El día menos pensado, sobre el equipo ciclista de Movistar, son algunas de las que he visto en esta cuarentena”.

Y antes de despedirse quiso dejar un mensaje a todos los oyentes de Radio Marca Granada: “Ánimo. No me sale decir otra cosa. Mucha gente lo está pasando mal. Nos tenemos que unir todos, desde los políticos hasta los ciudadanos de a pie. Llevábamos unos años pensando cada uno en sí mismo y en el bien propio en vez de en el bien común. Espero que esto nos ayude a darnos cuenta de que solo juntos saldremos de esta. ¡Unión y ánimo!”. Palabra de Arián Téllez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *