El Ayuntamiento de Granada aprueba, en Junta de Gobierno Local, el pliego para la adjudicación de la segunda fase de las obras de mejora del barrio del Boquerón incluido dentro de proyecto para la pacificación del tráfico y recuperación de espacios para el viandante en el eje comprendido entre las calles Santa Paula y Gran Vía.  

El portavoz del equipo de gobierno y concejal de Mantenimiento, Medio Ambiente y Educación, Jacobo Calvo, ha informado que la actuación, enmarcada dentro de la apuesta del gobierno local por conseguir una Granada más amable, para lo que se proyecta la “recuperación de espacios más degradados”, permitirá con una inversión de 480.000 euros con cargo a los Fondos EDUSI, en un 80%, la intervención en las calles Navarrete, Santos, Arandas, Azacayas y Tinajillas.

La obra proyectada, además de bordar la “remodelación y dignificación” del barrio, prevé que “pasen a ser residenciales y destinadas, por tanto, al uso prioritarios por parte de los peatones” para lo que se proyecta aplicar normas especiales de circulación en la zona, implantar medidas dirigidas a la pacificación del tráfico y limitar los espacios destinados al estacionamiento.

La segunda fase de remodelación del barrio del Boquerón se impulsa una vez que se ha finalización una primera intervención que, con un presupuesto de 700.000 euros, ha permitido la mejora de las calles Arriola, Mano de Hierro, Darro del Boquerón, Cardenal Mendonza, Lavadero de Zafra, Laurel Alta, Almona del Boquerón y plaza del Boquerón.

Se recupera la Casa Ágreda como espacio cultural y expositivo  

“En definitiva, volvemos a dar ejemplo de la apuesta de este equipo de gobierno por la recuperación y conservación de nuestro patrimonio, como es la Casa Ágreda, que no solo recuperamos sus llaves, sino que abrimos su uso a la participación de la ciudadanía”, ha destacado Calvo.

Asimismo, ha anunciado la aprobación de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Granada y la Universidad de Granada para el desarrollo de un proyecto de investigación en torno a las conductas disruptivas ante la pandemia de la Covid-19 en Granada, por el que se pretende ofrecer un informe sobre las actitudes, creencias y comportamientos surgidos en la ciudadanía ante las medidas de protección determinadas para hacer frente al virus.

Se trata, según ha dicho, de una “medida pionera” que se llevará a cabo en torno a tres grupos de población -no vacunados, progenitores de niños de más de 11 años y potenciales receptores de una nueva dosis de vacuna- sobre este aspecto y del que resultará “un informe con recomendaciones al Ayuntamiento para que podamos ofrecer una mejor y eficaz respuesta y atención a la ciudadanía de cara a garantizar la protección de la salud pública”, ha explicado.