Las críticas al Gobierno Central y la sorpresa ante la decisión del ejecutivo de Pedro Sánchez de dejar a Granada y Málaga fuera de la Fase I sigue escociendo en el ejecutivo andaluz. Tanto el Presidente Juanma Moreno, este domingo, como Elias Bendodo, este lunes, han dejado clara la postura de la Junta de Andalucía en esta situación. Pero para el consejero, el cambio de opinión de Sanidad refleja que hubo “criterios políticos y no sanitarios” en la decisión de la desescalada. 

Porque se acusa desde el gobierno andaluz de que el Ministerio de Sanidad cambió su idea inicial a última hora y de que los parámetros han sido desiguales en Andalucía que en otras provincias. De hecho se señala que

Bendodo denuncia que el pasado viernes el ministerio de Sanidad ofreción dos versiones distintas de lo que pasaría en Andalucía. Sobre las 18.00 horas de ese día, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, comunicó a Aguirre que se seguiría un criterio por provincias en la desescalada. Por tanto se aseguraba que ni Granada ni Málaga pasarían a la fase 1. Pero poco después hubo una llamada del Secretario general de Salud para comunicar que pasarían a la fase 1 las ocho provincias andaluzas, salvo los tres distritos sanitarios de Granada y Málaga que la Junta había dejado fuera en su propuesta. La sorpresa mayúscula vino después en la rueda de prensa.

Se denuncia y exige desde el gobierno andaluz que se explique claramente por qué en Valencia se ha permitido la desescalada en ciertos distritos sanitarios o por qué en el País Vasco hay provincias más afectadas que Granada y Málaga, en Fase I. “No vamos a consentir bajo ningún concepto que el Gobierno se tome a Andalucía a la ligera”. Y asegura que se está a la espera de una explicación y de una “rectificación” denunciando que el Ejecutivo nacional ha organizado un “campeonato o especie de gran hermano”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *