GENTE-GRANADA-CENTRO

La provincia de Granada espera la implantación del cierre perimetral en un total de 28 de sus municipios para contener el avance de la pandemia. La medida entrará en vigor el próximo miércoles 27 de enero tras la revisión de datos de coronavirus correspondiente de este lunes.

Con una incidencia superior a 500 contagios por 100.000 habitantes, Almuñécar (539’3), Albuñol (995’4), Trevélez (8683’1) y Motril (551’5) quedarán cerrados en el distrito Sur.

En el Nordeste, Alicún de Ortega (625), Benamaurel (523’3), Caniles (667’2), Cuevas del Campo (518’7), Puebla de Don Fadrique (711’1), Valle del Zalabí (704’9) y Villanueva de las Torres (859’1) seguirán el mismo ejemplo.

En los distritos Granada y metropolitano, Jun (730’5), Albolote (802’8), Atarfe (556), Cájar (545’9), Cijuela (602), Cúllar Vega (726’9), Domingo Pérez de Granada (561’8), Huétor Tájar (598’9), Jayena (566), Lecrín (749’8), Monachil (629’8), Montefrío (681), Víznar (512’3), Zafarraya (561’5) y Zagra (719’4) también quedarán confinados.

Suspensión de actividades no esenciales

Los municipios que hayan superado la incidencia de 1.000 positivos por 100.000 habitantes deberán cerrar las actividades no esenciales, además de quedar confinados. Estos son Válor (1.481’5) en el Sur granadino y Escúzar (1.264’2) en el cinturón metropolitano.

Además, las localidades metropolitanas de Láchar (1.584’6) y La Zubia (1.028’5) también se verán obligadas a partir del miércoles a suspender las actividades no esenciales. Ambas ya estaban confinadas por propasar el límite de 500 contagios.

Por otro lado, está previsto que tales actividades como la hostelería o el comercio regresen a los territorios de Fornes (720’7) y Torre-Cardela (815’2) después de que su tasa de coronavirus haya descendido de los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes.