Incontestable triunfo de un SIMA Granada que aplastó, de principio a fin, al Nazareno de Dos Hermanas. Los de Rafael García dieron una auténtica exhibición de poderío, anulando toda opción de los de José Vidal. Los granadinos dejaron la sensación de que, de querer, habrían acabado por convertir más goles, dejando entrever, incluso, un importante margen de crecimiento del colectivo.

El encuentro arrancó con un ritmo trepidante y una dinámica de ida y vuelta, en un claro planteamiento ofensivo por ambas partes. En estas, Emilio firmaría la primera diana local, con un descomunal chut ajustado al travesaño, a balón parado, que ‘Juanki’ no vio. Acto seguido, un balón largo de José Ángel encontraría a Dani que, solo ante el meta sevillano, la picaría con maestría para colocar el segundo.

La alegría duró poco dado que, una pérdida en la salida de balón, supuso ventaja posicional para Borrego que, con otra vaselina, acortó distancias en el electrónico para volver a meter de lleno al Nazareno en el partido. Tanto es así que los de José Vidal continuaron acumulando posesión y llegadas sobre el marco de José Ángel durante el resto del primer acto.

Con todo, el SIMA Granada lució sus galas y su pegada para, en un lapso de tres minutos, abrir brecha en el electrónico. A los 16’, Migue pelearía un balón dividido, desde el suelo, para asistir a Dani que, de primeras, firmó una vaselina sin apenas espacio para superar al cancerbero sevillano. A pocos segundos del descanso, Jorge firmaría el cuarto tras encarar en carrera, driblar a su par en velocidad y ajustarla rasa al palo largo.

Tras la reanudación, ya con Germán en portería, el conjunto rojiblanco no se detuvo, sometiendo al conjunto. Pronto una recuperación sobre la divisoria de Arco, con cambio de ritmo explosivo yéndose en velocidad, le permitió ponerla atrás para que Migue, de tacón, asistiera a Kiko, convirtiendo el quinto libre de marca en el segundo palo.

Inmediatamente llegaría la réplica hispalense. José Vidal dispuso el juego de cinco y, en la primera circulación, fulgurante, precisa y al primer toque, permitió que Jesulito culminara libre de marca en el segundo palo. Con todo, los nazaríes buscarían y encontrarían más. Kiko, con una volea tras saque de esquina, convertiría el sexto, con la ayuda cómplice de Dani Aguilera, estorbando la visión del meta del Nazareno de Dos Hermanas.

Aun así, los rojiblancos querían más. En el siguiente saque de esquina, Dani rompería la marca de su par para irrumpir en el primer palo y clavar el cuero en el ángulo superior del palo corto. Con el ciclón desatado, minutos después, llegaría el octavo, el cuarto de Dani, con otro lanzamiento de falta directa, doblando las manos del meta visitante.

Por si fuera poco, y para redondear el incontestable triunfo, Germán lograría una portentosa doble parada, tras la que, quedándose con el balón, disparó rápido a portería vacía para subir el noveno y último tanto rojiblanco. Tras esto, Christian cerraría el marcador con el nueve a tres, en otra circulación de cinco precisa y al primer toque, para aparecer solo y convertir ante Germán en el ecuador del segundo acto.

El Nazareno siguió jugando de cinco, sin hacer sufrir en ningún momento al SIMA Granada, que, con tal botín en el bolsillo, se limitó a no cometer errores y amarrar el triunfo.