Las nuevas restricciones en Andalucía para luchar contra el coronavirus han provocado que todos los comercios y trabajos catalogados como no esenciales tengan que cerrar a las 20:00 horas. Esto, sumado a un año de vaivenes en las medidas adoptadas por las distintas instituciones, está provocando que todos los negocios afectados tengan que encajar las piezas del puzle para seguir saliendo adelante. Es el caso, por ejemplo, de uno de los centros deportivos con más tirón de nuestra ciudad, Yo10 Sport Club Granada.

Este medio ha podido hablar con Emilio Torregrosa, su gerente. “Nos volvemos a adaptar, por enésima vez, a todos estos cambios que se han puesto en marcha”, se resigna Emilio. “No tienen mucho sentido, pueden provocar el efecto contrario del que se pretende. Esto provoca descontento en el cliente y en la empresa”.

Menos horas, más aglomeraciones

En esto último reincide el gerente de Yo10 Sport Club Granada: “Si nosotros teníamos un horario de apertura hasta las 22:30 y funcionábamos bien, con cifras de contagios ínfimas, no se entiende por qué ahora cierran a las 20:00, provocando esto mayor aglomeración. No tiene sentido, ya que, habiendo más horas, la gente se espacia más en el tiempo”.

Torregrosa es claro y directo: “Cuando alguien coherente o inteligente no tiene ni idea de algo, lo que tiene que hacer es preguntar a quien sí sabe. Cada sector es un mundo y el mundo del ‘fitness’ no tiene nada que ver con el de la hostelería ni con otros sectores. A estas alturas de la pandemia, cuando se quiere llevar a cabo una restricción porque es necesaria lo que hay que hacer es adaptarla”. Y defiende el mundo del ‘fitness’ con argumentos económicos y de salud: “Todavía no son conscientes de lo que este sector aporta a las arcas públicas. Y, además, evita muchísimo gasto sanitario, porque previene muchísimas enfermedades. Hasta que esto no se tenga claro, seguiremos siendo un sector sin importancia para el gobierno”.

Lo cierto es que las cifras de contagios en centros deportivos desde que comenzase la pandemia del coronavirus en nuestro país han sido insignificantes. Sin embargo, parecen ser el centro de la diana, junto a la hostelería, cuando las cifras se disparan: “Todos sabemos que el problema no está en los negocios. No está en ese bar que cuida y desinfecta su terraza. No está en los centros deportivos. El problema está en las fiestas clandestinas y en el poco respeto de alguna gente”.

La salud ayuda a prevenir enfermedades

“Si yo supiera que cerrando a las 17:00 esto se soluciona en un mes, soy el primero en cerrar, pero es que no es la solución”, afirma Emilio. De hecho, defiende que los centros deportivos tienen que permanecer abiertos porque “la prevención también se entrena y la salud es un arma contra el coronavirus”.

Invita, por último, a todo el mundo a visitar las instalaciones del Yo10 Sport Club Granada: “Tenemos un protocolo totalmente instaurado. Controlamos el aforo con el sistema informático, cada sala tiene sus puntos de señalización, hay obligatoriedad de la mascarilla y de limpieza de las máquinas”. Están abiertos, con las medidas actuales, de lunes a viernes de 7 a 20, los sábados de 9 a 20 y los domingos de 9 a 14.