Tras confirmarse de manera definitiva la expulsión de Luis Salvador y José Antonio Huertas, antiguos ediles de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Granada, junto a los otros dos concejales de la formación naranja, Manuel Olivares y Lucía Garrido, Ciudadanos exige a los cuatro concejales que entreguen su acta.

Según el comunicado emitido, la petición es “por coherencia personal y respeto a los principios éticos. Los miembros de los grupos institucionales asumen la obligación de renunciar al acta de cargo si causaren baja en el partido por cualquier motivo”.

Desde Ciudadanos, consideran que los 16.183 votos de los granadinos “pertenecen a los ciudadanos que confiaron en el partido liberal y no a intereses particulares ajenos al proyecto”.