La Audiencia de Granada acoge este lunes la primera sesión del juicio contra el hombre acusado de asesinar en 2019 a su yerno en la localidad de Deifontes. El presunto implicado le habría asestado una única puñalada, seccionándole la vena pulmonar. Esto le produjo la muerte de forma casi instantánea. Por estos hechos, el individuo se enfrenta a una petición fiscal de 20 años de prisión.

La selección de los miembros del jurado popular que enjuiciará el caso y la declaración del acusado tendrá lugar en la sede de la Audiencia, en Plaza Nueva, este lunes. El resto de las sesiones tendrán lugar en el complejo judicial de La Caleta, según han informado fuentes judiciales.

Los hechos se produjeron el 19 de agosto del año pasado a raíz de una discusión telefónica que el acusado mantuvo con su yerno, al que “no tenía ningún aprecio”, según relata la fiscalía en su escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Europa Press.

Tras este cruce de palabras, el acusado, que estaba casado con la hija de la víctima, salió de su domicilio con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones y se dirigió a casa del yerno. Una vez en su puerta, le retó a gritos a que saliera a la calle y, cuando finalmente lo hizo, aprovechó para asestarle de repente una puñalada “con la intención de causarle la muerte”, según mantiene el fiscal del caso.

La cuchillada le alcanzó el hemitórax derecho y le seccionó la vena pulmonar dando lugar a un shock hipovolémico. Le ocasionó, por tanto, la muerte “en pocos segundos”. Según se pudo comprobar después, el cadáver de la víctima no presentaba signos de lucha o defensa.

Inhabilitación, además de pena de prisión

Tras apuñalar a su yerno, el acusado, que no tiene ninguna enfermedad que afecte a sus facultades mentales, “abandonó apresuradamente el lugar” en dirección a su vivienda, en cuya azotea escondió el cuchillo.

Fuentes municipales vincularon en su momento el origen de la discusión en el cobro de lo que el procesado y su yerno habían ganado trabajando en las fiestas del pueblo.

El cuerpo sin vida de la víctima fue trasladado, una vez finalizados los trabajos forenses desarrollados en el Instituto de Medicina Legal de Granada, a Córdoba capital, su lugar de origen y de su familia. Allí descansan sus restos mortales, mientras que el resto de familiares residentes en Deifontes siguen en el pueblo.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato por el que, además de la pena de cárcel, también solicita 20 años de inhabilitación absoluta para el acusado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *