movil-policia-nacional

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a una mujer de 39 años con antecedentes policiales como presunta autora de usurpar la identidad de un cliente de la tienda de telefonía donde trabajaba, en la compra de un teléfono móvil de alta gama valorado en 780 euros. La investigación reveló que posteriormente habría vendido dicho teléfono en un establecimiento de objetos de segunda mano donde obtuvo 450 euros.

Se recibió una denuncia en la Comisaría de Distrito Norte de Granada en la que un varón manifestó tener contratados los servicios de telefonía con una compañía desde el año 2019. Desde marzo de 2020 había detectado un incremento en sus facturas y parte de la diferencia le había sido devuelta al reclamarlo ante el citado establecimiento. Pero una de las veces le informaron que la demasía era consecuencia del pago fraccionado por la compra de un terminal móvil de alta gama.

En realidad el denunciante no había realizado dicha compra y desconocía cualquier información acerca de este teléfono. Los agentes iniciaron las investigaciones y averiguaron que había sido una exempleada del comercio en cuestión quien habría utilizado la identidad del cliente para comprar el teléfono. Al parecer la mujer le habría indicado que no denunciara la situación ya que ella se iba a encargar personalmente de que la compañía de telefonía le devolviera el dinero.

Los agentes también averiguaron que la fémina vendió posteriormente el móvil en un comercio de compra-venta de objetos de segunda mano por 450 euros y, una vez finalizada la investigación, procedieron a su detención. La detenida ya ha pasado a disposición de la autoridad judicial.