¿Tendrán los granadinos que volver a quedarse en sus casas? Es la gran pregunta que surge en los últimos días después de conocer los datos del coronavirus de la Junta de Andalucía. La capital granadina ha superado ya los 500 positivos (501,6) por cada 100.000 habitantes y tiene, en las últimas fechas, cifras récord de contagios, contando incluso desde el inicio de la pandemia.

La primera capital en superar el ratio de 500 contagios por 100.000 hab.

Granada es la primera capital de provincia y, además, la población más grande de todas aquellas que superan dicha cifra de contagios. La cuestión es si la Junta de Andalucía considerará estos números como suficientes para confinar a los granadinos en sus domicilios o, al menos, restringir su movilidad como ya ha ocurrido en poblaciones como Casariche (Sevilla), Linares (Jaén) o Almodóvar del Río (Córdoba).

La ciudad granadina supera de forma amplia la media andaluza de contagios por cada 100.000 habitantes, una media que se sitúa ahora mismo en 195,4 casos según la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía.

Esa cifra de 500 contagios es la marcada por el gobierno regional como el límite para empezar a sufrir restricciones. Estas afectarían a las visitas a las residencias, limitación a la asistencia a bodas y velatorios, reducción de aforos y horarios en hostelería y la suspensión de mercadillos en las calles. Este tipo de medidas, aprobadas a finales del pasado mes de septiembre, solo entrarían en vigor para aquellas poblaciones para las que la Junta de Andalucía decrete la restricción de la movilidad.

También es cierto que superar la tasa de 500 positivos por cada 100.000 habitantes no es siempre sinónimo de sufrir esas restricciones. Hay poblaciones en las que la lata tasa se debe a un brote en una residencia o en un colegio, con lo cual las cifras se disparan a pesar del control del virus, si bien no parece que el caso de Granada sea ese.

Los irresponsables de siempre

Tampoco es halagüeña la situación viendo que mucha gente, no la mayoría, pero sí los que más ruido hacen, ignora completamente todo tipo de recomendación y hace oídos sordos a los peligros de una pandemia mundial. Situaciones como la vivida en la Calle Ángel Ganivet en la noche del sábado 10 al domingo 11 de octubre, en la que una gran multitud de personas produjo aglomeraciones a la hora del cierre de los locales de ocio nocturno, no ayudan a la hora de que la Junta decida sobre un posible confinamiento total o parcial de nuestra ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *