Granada pasará a la Fase 1 de la desescalada el próximo lunes 18 de mayo. Así lo anunciaron, en la tarde de ayer viernes, las autoridades sanitarias competentes. Eso no quiere decir, ni mucho menos, que el virus esté erradicado de nuestras calles. Se van a seguir produciendo positivos, como es lógico. Lo importante es detectarlos a tiempo y que se produzcan de manera progresiva para que no se colapse nuestro sistema sanitario. Existen tres tipos de test para detectar el coronavirus sobre los que hemos oído hablar mucho, pero no todos sabemos cómo funcionan y en qué contextos se realizan.

Distintos tipos de test para detectar el coronavirus: test PCR

Reacción en cadena de la polimerasa. Es lo que significan las siglas PCR en castellano (Polymerase Chain Reaction, en inglés, que es del idioma del que toma el nombre). Es el test más fiable de los tres que se realizan. Se encarga de detectar el ARN del virus, es decir, su material genético, lo que sería el ADN en una persona. Para llevarlo a cabo es necesario romper la mucosa de la nasofaringe y la orofaringe, por eso la muestra se toma introduciendo un bastoncillo por la nariz o la garganta de forma profunda, algo que resulta bastante incómodo. Esto se debe a que el virus se acantona (se aloja) en la submucosa de esas dos zonas de nuestro sistema respiratorio, entre otras.

En nuestro sistema sanitario, este tipo de test se está realizando, sobre todo, a los sanitarios que han tenido contactos con positivos confirmados o con alta sospecha. Además, se lleva a cabo con aquellos pacientes que tienen que ser sometidos a una intervención quirúrgica. Para estos últimos, lo recomendable es solicitar la prueba 48 horas antes de la operación, aunque a veces no es posible debido a la urgencia de la misma.

Test serológicos

Este tipo de test tienen como objetivo detectar anticuerpos del virus en la sangre. Se lleva a cabo mediante una muestra sanguínea realizada, con algunas diferencias, como si de una analítica normal se tratase. El test serológico puede detectar dos tipos de anticuerpos. Por un lado, los anticuerpos IgM (Inmunoglobulina M), cuya presencia indica que estamos en fase aguda de la infección, es decir, estamos generando anticuerpos no específicos de ese virus. Por otro lado, los anticuerpos IgG (Inmunoglobulina G), que de encontrarse en nuestra sangre indicarían que ya hemos pasado la infección.

En este test pueden darse varios supuestos. Si ambos tipos de anticuerpos dan negativo, ni hemos estado en contacto con el virus ni estamos infectados ahora. Si la IgM da positivo, pero la IgG da negativo, significa que en estos momentos estamos luchando contra el virus. En caso de que se inviertan las tornas y la que únicamente da positivo es la IgG, implica que nuestro cuerpo ya ha pasado la enfermedad y hemos generado anticuerpos específicos para ese virus. Con este resultado, en teoría, ya somos inmunes al virus analizado. Por último, si ambos tipos de inmunoglobulina diesen positivo, se entiende que el paciente se encuentra en los últimos días de la enfermedad e inmerso en el proceso conocido como seroconversión (paso de anticuerpos no específicos a específicos).

Estos test suelen tardar, aproximadamente, 72 horas en dar resultado desde la toma de sangre debido al tipo de procesado que requieren.

Test rápidos

Los test rápidos tienen ventajas, pero también inconvenientes. Son, sin duda, el menos fiable de los test para detectar el coronavirus. Así lo dicen las estadísticas, con números que rondan el 70%, algo que, hablando de la salud de las personas, no es muy elevado. La principal ventaja es que aportan resultados en pocos minutos, algo que no sucede con los otros dos tipos de prueba.

Dentro de los test para detectar el coronavirus, los rápidos se dividen en dos tipos. Los primeros, llamados antigénicos, detectan las proteínas de la superficie del virus a partir de una muestra del fondo de la nariz o la boca. Los segundos, de serología, analizan una pequeña muestra sanguínea en busca de anticuerpos de forma similar a la que un test de embarazo detecta la hormona GCH.

Estos test se suelen realizar en urgencias a los pacientes con síntomas de covid-19, si bien los positivos siempre son confirmados posteriormente con pruebas más fiables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *