carcel-de-albolote

Fin de semana luctuoso en el municipio granadino de Maracena tras la muerte de Ana Elena, una joven de 29 años que estaba trabajando en una empresa del Polígono Juncaril. La chica murió en el hospital de Traumatología de Granada a consecuencia de varias puñaladas.

La Policía detuvo al presunto asesino, un chico de 34 años que es hijo del propietario de la empresa para la que trabajaba Ana Elena. Al parecer, el joven entró en el negocio pidiendo que le dieran el dinero de la caja, a lo que ella se opuso. El estado de nerviosismo del presunto agresor le llevó a atacar a la chica con un extintor y con un cuchillo.

Ana Elena falleció horas después, mientras se debatía entre la vida y la muerte, dejando un gran vacío entre sus familiares y amigos. En La Gaceta de Granada nos hemos puesto en contacto con una amiga de la familia, que nos confirma que «están destrozados. Era un niña muy buena«. Cabe destacar que el jefe de Ana Elena, padre del presunto atacante, está en UCI por coronavirus y, que ella estaba cuidando de sus mascotas.

Los padres de la joven víctima, trabajan como funcionarios en la prisión de Albolote, recinto en el que ha ingresado de manera preventiva el presunto asesino a la espera del juicio. La indignación por parte de la familia es más que evidente, a la espera de que pueda ser trasladado a otro centro penitenciario.