El próximo miércoles 1 de abril hay convocada una huelga de alquileres para todas las personas afectadas económicamente por el coronavirus. El llamamiento lo realizan los sindicatos de inquilinos de todo el país. Un movimiento que cuenta con el apoyo de más de 200 organizaciones que “exigen al Gobierno unas medidas que cubran los derechos más básicos durante el confinamiento”.

En la lista de peticiones de ‘suspensionalquileres.org’ figura la “suspensión de los pagos de alquiler e hipotecarios a la vivienda actual. En este aspecto interpelamos a la responsabilidad social de los arrendadores”. Además de la “suspensión del pago de los suministros básicos de agua, luz y gas”. Y también piden entregar a las personas sin hogar alguna de las viviendas vacías que hay.

Hay una serie de requisitos para el post-confinamiento, como alargar la suspensión del pago del alquiler para las personas más vulnerables; “suspensión indefinida de los desahucios y persecución de los desahucios ilegales”; “regulación del precio del alquiler”; o “no tomar represalias contra los huelguistas”.

La inacción del Gobierno en este sentido, ha provocado que surjan estos movimientos. “Si miles de personas no pagamos bajo la cobertura de la huelga y de un mismo movimiento, nadie podrá hacer nada contra nosotros”, reza el manifiesto. Podrán encontrar un formulario para adherirse a la huelga.