En tiempo de crisis aflora la solidaridad. Son muchos los puntos de España que están mostrando que el ser humano es capaz de sobrepasar líneas inimaginables. Y algo así sucede con el entorno de los sanitarios. Tan necesitados de material EPI. En Alhama de Granada, unas cuantas mujeres costureras trabajan como ejército solidario para confeccionar material de EPI de máxima calidad. Todas ellas acompañadas por las hermanas Clarisas de la localidad y coordinadas por la Asociación Marchando por Alhama.

Cómo si fuese en tiempos de guerra, más de 50 costureras están trabajando sin ánimo de lucro. Lo hacen desde sus casas y fabrican patucos, batas y gorros para la protección y seguridad del personal sanitario, el más expuesto en primera línea al virus.

El material plástico de alta protección y resistencia  que se está utilizando en la confección de estos equipos está siendo suministrada de forma gratuita por la empresa Boniplast, afincada en Escúzar. En Alhama, desde el taller de moda flamenca Rosa Peula se cortan las piezas, que luego se envían a las costureras a través de Protección Civil.

Pero no están solas. A esta iniciativa se suma  cada día más gente. No sólo de Alhama de Granada, sino de Huetor Tájar, Guadix y otros sitios de la provincia. Todo esto no hace más que demostrar que la solidaridad no tiene límites. Para la captación de más voluntarias se ha realizado un video que se está moviendo por redes sociales y canales de WhatsApp.

Desde la Asociación Marchando por Alhama piden que aquellos centros hospitalarios y de mayores que necesiten de estos equipos de protección que escasean estos día, se pueden poner en contacto con el vicepresidente de la Asociación Juan Luis Flores (690 08 34 74) o con el Taller de Costura de Rosa Peula (685 16 91 12).

55 comentarios

Comments are closed.