Phoenix luchó por las medallas en el Campo de Miralbaida pero Córdoba sigue siendo una plaza difícil para los granadinos, que terminaron cayendo en semifinales con los campeones a la postre, Montilla Circus. Eso sí, mejoraron y mucho la imagen ofrecida la pasada edición cuando cayeron eliminados en primera ronda. Además de poner en aprietos al campeón, llegaron incluso a tocar con los dedos el bronce que se terminó llevando Aljarafe Harriers en los últimos segundos de la final de consolación.

Ilusión

Los granadinos comenzaron midiéndose a Híspalis, ya que el conjunto sevillano venía de ganar a Córdoba Bulls en la ronda previa de la que Phoenix estuvo exento por el ránking que arrastraba de la pasada edición. Y arrancaron bien. El primer drive fue bueno con los primeros seis puntos de Phoenix, gracias a un misil medido del quarterback Álvaro Muñoz a manos de Manu, quien también hizo la conversión (7-0). Funcionó también la defensa en el siguiente drive, impidiendo que Híspalis aprovechara sus cuatro intentos. Nuevamente con la posesión, fue Manu el que convertiría el touchdown para la conversión de Juanma (14-0).

Foto: Granada Phoenix

A tres minutos del final, se estrenó el equipo hispalense sin conseguir el extra point (14-6). Y a 43 segundos del final Manu y Juanma se intercambian los papeles para dejar el 21-6 antes del descanso. En la segunda mitad, apareció la mejor versión de Híspalis para comenzar anotando, (21-13). Juanma sumó dos anotaciones más, con una conversión de Manu que ponía un 34-13 que maquilló Híspalis con su última anotación para el definitivo 34-20.

Viejo conocido

El segundo cruce fue el de cuartos de final y Phoenix se volvió a ver las caras con Híspalis, que superó la repesca al ganar a Sevilla East en un derbi en el que estos últimos cayeron eliminados. Partido trampa. La primera mitad fuera para Híspalis, 0-2 después de un safety logrado por los sevillanos en los últimos segundos. En la segunda llegó la remontada granadina en la que otra vez el entendimiento entre Manu Pérez y Juanma Rincón fue vital, consiguiendo entre ambos un touchdown de costa a costa para el 6-2 momentáneo. A Híspalis le funcionó la pizarra y se puso por delante a cinco minutos para el final, 6-8. Quedaba otra, Muñoz lanzó otro obús a Rincón, el hombre clave del partido, para que este la cazara en el aire e hiciera el de la victoria 12-8.

Foto: Granada Phoenix

En semifinales esperaba Montilla Circus, que venía de arrasar en su lado del cuadro. Los cordobeses se llevaron el partido por 21-12, con tantos de Noe y Álvaro Gómez. Ya en la lucha por el tercer puesto, nueva derrota ante Aljarafe Harriers, con un partido que al descanso terminó por 12-0 sin que el ataque granadino pudiera materializar puntos en alguno de sus drives.