El delegado territorial de Cultura y Patrimonio Histórico, Antonio Granados, la directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife, Rocío Díaz, y el director del Museo de Bellas Artes, Ricardo Tenorio han visitado talleres granadinos. Donde se llevan a cabo los trabajos de limpieza y conservación de cinco pinturas sobre tabla de principios del siglo XVII.

Estas labores están fijadas dentro de la programación de mantenimiento de las colecciones en 2020. “Pese a haberse visto interrumpida, se ha retomado para finalizarla dentro de plazo”, ha señalado Antonio Granados. Quien ha destacado el esfuerzo y el trabajo que se hace desde la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico. De esta forma financian el mantenimiento de las piezas de los museos.

El Museo de Bellas Artes de Granada cuenta en su plantilla con una
restauradora Carmen Juliá Toledano. Además de ejecutar la programación
anual en restauración, también se ocupa de la conservación preventiva de las colecciones, expuestas o no. Así como de otras tareas asignadas a su área de trabajo. En éstos momentos se interviene una escultura policromada de escuela granadina del siglo XVII. Además de un fragmento decorativo con grutescos sobre tabla del siglo XVI.

“La restauración además de volver a fijar las piezas del soporte que se han movido. Está orientada a la limpieza de suciedad y a la eliminación de los extensos repintes que cubren toda la superficie de las telas. Quedando libres las carnaciones. El análisis químico y al microscopio de las muestras obtenidas han documentado la existencia de varias capas superpuestas. Quedando la policromía original bajo ellas pero que es recuperable” ha explicado Ricardo Tenorio.