pts-granada

Son pocas las explicaciones a tan rápida escalada de afectados por Coronavirus en Granada. El pasado miércoles Granada era la única provincia andaluza junto a Huelva que no sabía aún lo que era el COVID-19 y menos de 48 horas después las cifras han pasado a 13 el jueves y a 17 a última hora de la mañana del viernes. ¿Por qué?

La situación es bastante complicada teniendo en cuenta la aparición de los brotes en Granada y en la costa, concretamente Almunécar. Los siete positivos por la mañana, más el ofrecido en torno a las 17 horas y los últimos del día ofrecidos en la rueda de prensa de Juanma Moreno elevaban a 13 los casos. Y en la mañana del viernes se han sumado otros cuatro casos más.

Las medidas de prevención dictadas por el ayuntamiento, así como el cierre de escuelas en todos los grados, desde infantil a universitarios, anunciados por la Junta de Andalucía, están encaminadas a contener una escalada que ahora mismo mantienen a Granada como una de las provincias más afectadas de la comunidad autónoma andaluza, por detrás de Málaga (97 casos a última hora del jueves).

El caso de Granada es difícil de entender dadas las circunstancias pero lo que es evidente es que una vez dados los positivos, la administración local y también la autonómica han actuado de manera rápida clausurando todo tipo de eventos como escenarios donde el turismo es un bien común o centros de mayores. La reorganización territorial, las medidas de contención, así como la reorganización en todos los estamentos del ámbito médico para evitar su colapso están siguiendo los pasos que el gobierno central ha ido imponiendo.