La provincia de Granada tiene la esperanza de que mañana, día 15 de mayo, el Ministerio de Sanidad la considere apta para superar la Fase 0 y comenzar la Fase 1. Sus compañeras andaluzas, a excepción de la vecina Málaga, ya llevan unos días disfrutando de los beneficios de esa etapa del desconfinamiento. Es cierto que malagueños y granadinos han sido los más afectados por el covid-19, pero no es ese el único indicador que se tiene en cuenta.

Las autoridades sanitarias competentes, publicaron un documento en el que se especificaban todos y cada uno de los factores a tener en cuenta para el cambio de fase. En él, se tenían en cuenta indicadores epidemiológicos y de capacidad del sistema sanitario. Además, se valoraban también indicadores de movilidad y de actividad económica e impacto social.

Indicadores epidemiológicos y de capacidad sanitaria

Los factores epidemiológicos a tener en cuenta se pueden dividir en dos. Por un lado, estarían los indicadores generales, dentro de los cuales podemos encontrar varios supuestos: el número de casos con síntomas compatibles con covid-19, el número de casos confirmados en laboratorio y el número de pruebas PCR realizadas y sus resultados.

Por otra parte, los indicadores específicos analizan la evaluación de tres diferentes factores. El primero de ellos es la detección temprana de los casos de coronavirus, con el porcentaje de casos con síntomas en los que se ha realizado la prueba y el tiempo transcurrido entre la aparición de los síntomas y el diagnóstico. El segundo es el aislamiento precoz de los casos confirmados. Y el tercero es el control de los contactos de los casos confirmados.

Además, los indicadores de capacidad tienen en cuenta varios factores sobre la fortaleza de un sistema sanitario, sobre todo si surgiera un rebrote. Analizan la ocupación de camas, tanto en planta como en UCI, de los distintos hospitales. También el material sanitario que se tiene en ‘stock’, la reserva de respiradores y la capacidad diagnóstica de los laboratorios. Por último, los centros no sanitarios que se encuentran en disposición de ser medicalizados.

Movilidad y actividad económica

Otros indicadores que tienen en cuenta desde el Ministerio de Sanidad para el paso a Fase 1 son, según el mencionado documento, indicadores de movilidad. En estos, se analiza la movilidad interior y exterior de cada provincia. También los movimientos de largo recorrido realizados por vehículos ligeros. Además, en un contexto más acotado, se analiza la movilidad global de los municipios y el uso del transporte público en grandes poblaciones, así como el transporte de pasajeros y mercancías.

Por último, el último tipo de indicadores a tener en cuenta son los de actividad económica e impacto social. En ellos se analizan afiliación a la Seguridad Social, trabajadores y autónomos, expedientes de regulación temporal de empleo y consumo de energía eléctrica. Su seguimiento continuo, dice el documento, permite una evaluación del impacto de las decisiones tomadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *