La Guardia Civil ha investigado a un hombre de treinta y seis años de edad, con numerosos antecedentes policiales, como presunto autor de un delito contra la flora, fauna y animales domésticos tras dejar morir de hambre y de sed a sus dos perros en el municipio de Vegas del Genil.

La Policía Local de Vegas del Genil fue la que alertó al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Granada sobre la existencia de dos perros que posiblemente hubieran sido abandonados en un domicilio de ese municipio.

La Patrulla del Seprona inspeccionó dicho domicilio en el que había un perro de raza cruzada muerto y un perro de raza pastor belga en muy malas condiciones; y lo que no encontró fue ni agua ni comida para los animales. Al parecer el investigado había dejado la vivienda y había abandonado a los dos perros a su suerte.

El Seprona requirió un informe sobre la causa de la muerte del perro y sobre el mal estado del otro animal, y el veterinario que le hizo la necropsia al primero y reconoció al segundo, dice que en ambos casos la causa es la misma: los dos perros carecieron de agua y de comida durante un largo periodo de tiempo.

El perro pastor belga, una vez atendido por el veterinario, quedó depositado en una residencia canina de Ventas de Huelma a disposición judicial.