La Guardia Civil ha informado que, en el marco de la operación ‘Bud Dope’, ha descubierto cuatro centros de producción de marihuana en la localidad de Maracena y otro en la localidad de Iznalloz.

En concreto, y sobre Maracena, ha detallado en un comunicado que en esta operación agentes del Área de Investigación se han incautado de 1.762 plantas de cannabis sativa y han puesto a disposición judicial a cuatro personas, de entre 30 y 43 años, como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de droga. A los mismos también se les investiga como presuntos autores de sendos delitos de defraudación de fluido eléctrico.

Plantación-Marihuana
FOTO: Guardia Civil

Mientras, en Iznalloz, la Guardia Civil recibió aviso de que en la zona existía un molesto olor marihuana. Los agentes del Puesto de Guadahortuna se trasladaron a la zona y al llegar a la misma percibieron ese intenso olor a cannabis sativa que procedía de una vivienda.

Localizado el punto exacto, solicitaron la entrada y registro del domicilio y se aprehendieron de un total de 149 plantas de cannabis sativa en proceso de secado y 87 gramos de cogollos de marihuana. Además, se ha detectado un enganche ilegal a la red eléctrica. La presunta responsable de este centro de producción es una mujer de 25 años a la que se le investiga por un presunto delito de cultivo y elaboración droga y otro de defraudación de fluido eléctrico.

Estas cinco actuaciones se incardinan en la operación Miller, una operación que está desarrollando la Guardia Civil a nivel nacional contra el cultivo ilegal de marihuana.