La Policía Nacional ha detenido en Granada a un individuo de 25 años y nacionalidad rumana en el transcurso de un dispositivo diseñado para prevenir delitos contra personas mayores en cajeros automáticos. Dicho individuo acumula 21 detenciones previas, además de otras tantas reclamaciones judiciales en vigor a lo largo de toda la geografía española por delitos cometidos presuntamente contra la propiedad.

La investigación que ha concluido con la detención del presunto autor tuvo su origen a finales del pasado año, momento en el que se empezaron a recibir denuncias relativas a hurtos cometidos en distintos cajeros ubicados en el Distrito Sur de Granada.

El autor actuaba unas veces en solitario y otras con apoyo de otro individuo. En todos, las cantidades sustraídas oscilaban entre los 600 y los 900 euros, siendo la distracción de la víctima el método utilizado para cometer estos delitos. Abordaba a su víctima mientras hacía uso de un cajero automático ubicado en la parte exterior de una sucursal bancaria, consiguiendo distraer su atención.

En algunas ocasiones, advertían de que el cajero funcionaba mal, justo en el momento en el que el usuario ya había introducido sus claves, consiguiendo que este se marchara en busca de otro cajero, pero dejando la sesión abierta. De esta manera, los delincuentes retomaban la sesión y operaban para extraer la máxima cantidad de dinero posible, agotando el límite diario de la tarjeta. En otras ocasiones, colocaba algún objeto, como folletos publicitarios o periódicos, que impedían ver la pantalla táctil, aprovechando para hacerse con el dinero disponible en las opciones diseñadas para sacar cantidades fijas.

Patrullas camufladas vigilaban las entidades bancarias

Por otra parte, la investigación se vio dificultada debido a que los presuntos autores se habían tomado muchas molestias en disfrazar su apariencia, sirviéndose de elementos como gorras, gafas de sol o mascarillas, entorpeciendo la identificación de los mismos. Como consecuencia, desde la Comisaría Sur de Granada se estableció un dispositivo especial para de detener a los posibles autores de estos delitos y prevenir la comisión de más hurtos de este tipo. De esta forma, las entidades bancarias de la zona recibieron una especial atención, disponiéndose patrullas a pie y en vehículos camuflados en sus alrededores.

En prisión con 21 reclamaciones judiciales en vigor

Este dispositivo especial dio resultado cuando una mañana, sobre las once, una patrulla policial observó en un cajero automático a un individuo con características físicas compatibles con las de uno de los presuntos autores, el cual se encontraba al lado de un varón que estaba haciendo uso del mismo. Una vez identificado resultó ser un individuo de nacionalidad rumana y 25 años de edad, comprobándose que el mismo había sido detenido con anterioridad en 21 ocasiones. Además, los agentes constataron que tenía en su haber 20 requisitorias judiciales, de las cuales tres lo eran para su ingreso en prisión. Cabe destacar que dicho individuo, además, había estado actuando en otras partes del país, pero principalmente en Madrid y su conurbación, lugar donde acumulaba 13 de las 20 requisitorias judiciales, además de otras dos policiales emitidas por las Comisarías de Chamartín y Ciudad Lineal. El detenido, tras haber sido puesto a disposición de la autoridad judicial, ya ha ingresado en prisión.