Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a un varón español de 76 años y sin antecedentes penales como presunto responsable de la regularización fraudulenta de no menos de 140 extranjeros. Para ello, se habría servido de la concertación de matrimonios y parejas de hecho para conseguir finalmente permisos de residencia.

En relación con esta operación, los agentes han detenido a otras cuatro personas. Se trata de dos varones y dos mujeres que habrían participado como contrayentes y testigos en uno de estos enlaces. Todos los detenidos han pasado a disposición de la autoridad judicial.

La investigación se remonta a varios años atrás. Los agentes tuvieron conocimiento a través de distintos colectivos, entre ellos letrados profesionales, que apuntaban el posible intrusismo de un hombre de edad avanzada que se hacía pasar por abogado. Al parecer, dicho individuo se dedicaba a concertar matrimonios y parejas de hecho.

Dichos enlaces tenían lugar entre españoles de origen o nacionalizados y un extranjero o extranjera en situación irregular, bajo la apariencia de matrimonio o análoga relación de afectividad. La finalidad última era la obtención de un ventajoso permiso de residencia como familiar de un ciudadano de la Unión Europea y, consecuentemente, beneficiario del derecho comunitario.

La actividad de este individuo, muy conocido en los registros de la administración central y autonómica, llegando incluso a desplazarse hasta el Registro Civil Central de Madrid para inscribir matrimonios de españoles celebrados en el extranjero y nacimientos de hijos de españoles, tuvo su desarrollo entre los años 2010 y 2020.

El objetivo, el permiso de residencia español

El presunto autor, siempre bien vestido y sirviéndose de una buena dosis de labia y habilidad para las relaciones sociales, concertaba entrevistas con sus potenciales representados. Siempre se trataban de extranjeros en situación irregular, en sitios que no llamaban la atención como cafeterías o plazas públicas, para evitar ser localizado y señalado por la utilización de una oficina física.

No obstante, este hecho no fue obstáculo para que en el período de diez años consiguiera dar trámite al menos a 140 expedientes de regularización, llegando incluso a participar en algunos enlaces como falso testigo. Esta documentación fue hallada durante el registro judicial llevado a cabo en su domicilio, ubicado en una barriada acomodada de la zona sur de la capital.

Los agentes de policía han detenido a los participantes de uno de los últimos enlaces concertados por el mencionado falso abogado. Se trata de los contrayentes y los testigos de una boda civil celebrada el pasado mes de diciembre del año pasado. La pareja estaba constituida por una mujer de nacionalidad dominicana y 52 años de edad, sin antecedentes policiales previos, y un nacional español de 60 años con antecedentes policiales.

Por su parte, los testigos fueron un nacional español de 39 años con antecedentes policiales y sobrino del contrayente, junto con una dominicana de 55 años, naturalizada española y hermana de la mujer que contrajo nupcias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *