coche-retrovisor-roto

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a un varón de 29 años de nacionalidad marroquí, sin antecedentes policiales, como presunto autor de un delito continuado de daños ocasionados en, al menos 37 vehículos, 35 de ellos turismos de los que arrancó los espejos retrovisores exteriores y dos motocicletas que aparecieron arrojadas al suelo con las carcasas dañadas.

Los vehículos perjudicados se encontraban estacionados en la vía pública, en la calle Sócrates, zona de Arabial y calle Turina, donde fue detenido en el transcurso de un dispositivo policial de búsqueda cuando rompía otro espejo retrovisor. El detenido ha pasado a disposición judicial.

Sobre las 4.15 horas del jueves 22 de julio, los agentes de servicio en el centro de la ciudad recibieron una información en el sentido de que un varón estaba ocasionando daños en muchos de los vehículos estacionados en la vía pública, en la calle Sócrates y en la zona de Arabial. Al parecer el varón iba caminando y rompiendo los espejos retrovisores de los turismos que se encontraba a su paso, con cuyos propietarios no tenía ninguna relación y no existiendo motivo alguno que pudiera explicar dicho comportamiento.

Los agentes iniciaron un dispositivo de búsqueda para localizar al varón e impedir que continuara con sus acciones. Finalmente fue localizado en la calle Turina mientras se ensañaba con otro espejo, lo que hizo que ni siquiera se percatase de la presencia de los agentes hasta que no pudo eludirla. En el momento de la detención, los policías comprobaron que el varón presentaba lesiones leves recientes en las piernas, al parecer como consecuencia de golpear algunos de estos objetos, ya que otros los arrancaba haciendo uso de las manos, según manifestaciones de testigos.