policia-nacional

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a un varón de 35 años que acumula 75 detenciones por delitos contra el patrimonio. Se trata de un activo delincuente contra la propiedad especializado en los últimos tiempos en los robos en farmacias, clínicas sanitarias y restaurantes. Este individuo actúa de forma itinerante y fue detenido hace unos días en esta ciudad como presunto autor de dos robos en farmacias, uno en un bar y otro en una ortopedia.

También se ha detenido a una mujer de 23 años como presunta cómplice en dichos robos. Los agentes han esclarecido en esta ocasión un total de cinco robos con fuerza. Uno de ellos en una farmacia, tres en clínicas sanitarias y dos en restaurantes situados en la zona centro y norte de la ciudad.

Dentro del dispositivo de la Policía Nacional contra los robos en comercios de Granada, los agentes detectaron un creciente interés por los cometidos en establecimientos relacionados con la sanidad. Estos son farmacias, clínicas y ortopedias, por lo que pusieron el foco de las investigaciones en prevenirlos y esclarecer los ya ocurridos.

En este contexto. el pasado 2 de febrero se detuvo a una pareja domiciliada en Madrid, que se habría afincado en Granada desde mediados del mes de enero, como presuntos autores de dos robos en farmacias y uno en una ortopedia. El varón también habría actuado en solitario en un bar el pasado mes de septiembre del año pasado.

En estos robos, perpetrados de madrugada, se apoderaban del dinero depositado en las cajas registradoras tras forzar los elementos de seguridad de los locales.

Historial delictivo

El 11 del mismo mes una dotación policial volvió a detener al mismo varón tras localizarlo cuando se encontraba en la zona de la Carretera de Jaén. Previamente, habían hallado indicios de su participación en cinco nuevos robos cometidos en esta ocasión en una farmacia, dos clínicas sanitarias y dos restaurantes, situados en las zonas centro y norte de la capital.

También en estos casos el interés del delincuente se centró en el dinero de las cajas registradoras e, igualmente, se cometieron de madrugada, tras forzar las persianas de los locales. En la última farmacia saqueada, situada en la zona del Camino de Ronda, el presunto ladrón forzó y levantó la persiana del local unos 30 o 40 centímetros. Así, reptó para acceder al interior, sustraer el dinero y salir.

En otras dos ocasiones, se violentaron las rejas de seguridad utilizando un gato y, posteriormente, se forzaron las puertas interiores, como ocurrió en el robo cometido en una clínica sanitaria el 4 de febrero en el barrio de los Doctores o el 7 en un restaurante de la Avenida de la Constitución.

Las persianas aparecieron forzadas en otra clínica sanitaria, que fue robada la madrugada del día 1 y en un restaurante en el que habría entrado el día 5. Estos dos últimos establecimientos situados en la zona de la Avenida de la Constitución. El detenido ya ha pasado a disposición de la autoridad judicial, que ha decretado su ingreso en prisión.