policia-nacional

Agentes de la Policía Nacional de las Comisarías de Granada y Linares han llevado a cabo la Operación Ostra en la que han desarticulado un grupo organizado que estaría dedicado al tráfico de hachís. Los agentes han detenido a tres varones, uno de 43 años de nacionalidad española y otros dos de 35 y 43 años de origen marroquí.

Ninguno de ellos cuenta con antecedentes policiales. Además, se han incautado 9.836 gramos de hachís distribuidos en 12 paquetes realizados con cinta americana, 500 euros en efectivo, dos teléfonos móviles y un vehículo en un restaurante situado en Ogíjares. Este podría ser el lugar donde se guardaba la droga.

Dentro de la colaboración conjunta entre ambas comisarías, los agentes recibieron cierta información que apuntaba el uso de este restaurante ogijareño como “guardería” de la droga. Los traficantes habrían tratado de pasar inadvertidos simulando ser clientes del local y, al parecer, contarían con la anuencia del responsable del establecimiento. Este no solo estaría al tanto de la ilícita actividad, sino que habría permitido que se desarrollase en el restaurante.

Una vez finalizadas las labores de investigación, los agentes han llevado a cabo varios dispositivos en torno al restaurante y su responsable. En el transcurso de uno de estos operativos, observaron cómo estacionaba un vehículo cuyos ocupantes, dos varones, se dirigieron a la terraza del establecimiento y, unos minutos más tarde, uno de ellos volvió al vehículo para extraer del maletero una bolsa que entregó al hostelero. Este se introdujo con ella en el inmueble.

Cerca de diez kilos de hachís

Seguidamente, comprobaron que se trataba de un paquete realizado con cinta americana que contenía un kilo de placas de hachís y detuvieron al hostelero. Mientras tanto, otros policías detuvieron a los dos varones restantes e inspeccionaron el vehículo en el que habían llegado. En el interior del maletero, hallaron otros 11 paquetes de idénticas características que el primero y con el mismo contenido, que completaron los casi diez kilos incautados.

En poder de uno de los detenidos que llegó en el vehículo, intervinieron el resto de efectos. Concretamente, los 500 euros en efectivo y los teléfonos móviles, así como el propio vehículo. Los detenidos ya han pasado a disposición de la autoridad judicial en Granada.