Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a un varón de 67 años como presunto autor de dos simulaciones de delito. La primera al denunciar falsamente el supuesto uso fraudulento de su tarjeta bancaria en la compra de dos teléfonos móviles de alta gama valorados en más de 2.000 euros. La segunda al formular denuncia por la presunta sustracción de un teléfono en la que acusaba al dependiente del establecimiento de habérselo quedado y entregar la caja vacía.

El cuidador, un varón de 43 años y nacionalidad española, ha sido detenido como presunto inductor de estas simulaciones de delito y de coaccionar al denunciante para comprar y regalarle los teléfonos móviles.

El inicio de la investigación policial lo determinó una denuncia por la pérdida de una tarjeta bancaria que posteriormente se había utilizado de manera fraudulenta para realizar varias compras en comercios de teléfonos móviles de alta gama por un valor que superaba los 2.000 euros. El denunciante, que tiene una discapacidad, acudió a comisaría acompañado de su cuidador.

El denunciante también formuló otra denuncia en la que manifestó que al comprar un teléfono móvil para su cuidador en una tienda el dependiente le había entregado la caja únicamente con el cargador y sin el propio teléfono, valorado en 1.100 euros.

Los agentes realizaron diferentes gestiones y recopilaron la información y datos acerca de las circunstancias que rodeaban ambas denuncias. Como resultado de ello pudieron determinar que ninguno de los hechos denunciados habría sucedido de la forma en que se denunciaron. Según lo investigado, la tarjeta bancaria no se utilizó fraudulentamente por ninguna otra persona que no fuese su titular.

Además, el teléfono móvil comprado en el establecimiento de telefonía por el denunciante se habría entregado junto con su caja y habría terminado en manos del cuidador.

El denunciante fue coaccionado por su cuidador

Al parecer, el denunciante se sentía intimidado y se vio obligado por su cuidador a comprar dos teléfonos móviles de alta gama valorados en más de 2.000 euros que además le regaló. Estas dádivas mermaron su economía y llegó a tener que pignorar varias joyas para subsistir.

Según las indagaciones llevadas a cabo por agentes de la comisaría de distrito Sur, el responsable del cuidado del denunciante sería el instigador que le habría llevado a realizar todos estos actos incluso en contra de sus propios deseos.

Posteriormente, los agentes detuvieron a ambos varones. Al primero como presunto responsable de dos simulaciones de delito al denunciar en falso el uso fraudulento de su tarjeta bancaria y la supuesta sustracción del teléfono móvil de alta gama en el establecimiento. Por otro lado, al segundo como inductor para realizar ambas denuncias, así como por un delito de coacciones sobre su empleador.

Al haber realizado un cambio de compañía telefónica, el titular de las líneas deberá responder además a una penalización de más de 700 euros por incumplir el periodo de permanencia obligada con el que fueron adquiridos los teléfonos móviles.

Reclamación de los gastos policiales al detenido y presunta víctima

El denunciante, y víctima a la vez de las supuestas argucias del cuidador, se enfrenta a un proceso judicial por el que además de las dos simulaciones de delito se le reclamarán, si la autoridad judicial así lo considera, los gastos policiales ocasionados por estas investigaciones.

Estas reclamaciones se realizan por parte de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental debido al perjuicio que supone la dedicación de medios y personal en la investigación de hechos simulados y que retrasan o entorpecen la investigación de los que sí ocurren.

Los hechos ya han sido puestos en conocimiento de la autoridad judicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *