diego-martinez

Con rostro serio aparecía Diego Martínez en la sala de prensa de Navalcarnero pese a lograr otra histórica clasificación en Copa del Rey para los cuartos de final. El conjunto nazarí conseguía la mayor goleada fuera de casa (0-6) con premio incluido: “Era nuestro cuarto partido fuera de casa. Ha sido un partido muy completo del equipo, muy concentrados, adaptándonos a lo que necesitaba el partido, y con el acierto necesario. Una vez más, lo digo después de perder y de ganar, lo que hacen estos jugadores solo se puede calificar de extraordinario“.

Ha sido una tarde complicada en la provincia de Granada, en lo que a terremotos se refiere. Diego quiso mandar un mensaje de tranquilidad: “Están siendo días duros en lo familiar y en lo personal. Esa preocupación es común a todos. Todo lo que sea dar una alegría a los granadinistas, a nuestra ciudad, es algo que nos motiva muchísimo, y esperemos que pronto la población pueda estar más tranquila. Nos adaptamos con una mentalidad positiva”.

Diego ha vuelto a reivindicar la necesidad de reforzar la plantilla en este mercado invernal: “Necesitamos incorporaciones. Cada vez queda menos tiempo y cada vez está siendo más difícil. La gestión de los esfuerzos es fundamental. Confiamos que en estos últimos días podamos concretar incorporaciones“.

Y dos nombres propios, uno el de Jorge Molina que volvió a ‘mojar’ en Copa del Rey: “Su trabajo va más allá del gol. Es un jugador ejemplar para todos. Un gran profesional, por todo lo que nos da y nos transmite. Como entrenador es un privilegio poder dirigirlo, y darle las gracias porque nos hace mucho mejores“.

El otro, el de Quini, que se retiró lesionado: “No sabemos lo que es. En este equipo todos tienen un rol importante, más allá de que estén lesionados o en la grada. En cuartos de final, tres competiciones, tiene muchísimo mérito. Llevamos un desgaste y una exigencia brutal desde la jornada uno. No somos conscientes de todo lo que está haciendo este equipo“.