El Granada ha vuelto a brillar en Mallorca. Después del empate conseguido la temporada pasada, que significó el ascenso de los rojiblancos a Primera, este partido también será recordado con dulzura por toda la afición nazarí. La victoria conseguida mantiene las esperanzas y las matemáticas intactas de cara a una posible clasificación europea. El Mallorca luchó con todas sus fuerzas y no lo puso fácil, aunque el principal enemigo fue la fatiga.

“Estamos justos –ha explicado Diego Martínez tras el choque-. Antes del partido los restos de cansancio eran evidentes y han condicionado claramente la alineación”. Una alineación que ha contado con la titularidad de José Antonio Martínez, que volvía a la convocatoria tras caerse por lesión ante el Real Madrid. “Quiero destacar el trabajo de los centrales porque, en condiciones normales, ninguno hubiese jugado –debido al cansancio y el estado físico-. Teníamos pactado que cada uno aguantase lo que pudiera para completar el partido“.

El Granada ha vuelto a remontar para sacar otros tres puntos vitales en la lucha por meterse en puestos de Europa League. Con el triunfo ante el Mallorca, el Granada es el único equipo de Primera que obra dos remontadas después del confinamiento. “Siempre creemos en lo que hacemos, siempre intentamos ganar. Pero estas dos remontadas son algo espectacular. Le doy la enhorabuena al equipo. La fuerza mental del equipo siempre ha sido buena, y espero que siga así porque es lo que nos ha traído hasta aquí. Hemos ganado un partido muy complicado”.

Los rojiblancos suman 53 puntos y se colocan a tan sólo uno de Europa de cara a la última jornada. Algo impensable para la inmensa mayoría después de ascender hace algo menos de un año en Son Moix. “El año pasado estábamos aquí viviendo uno de nuestros momentos más bonitos y también uno de los más bonitos de mi carrera. Estar un año después en Primera y con 53 puntos tiene un mérito tremendo”.

“Hemos cometido errores de decisión por el cansancio”

“Siempre hablamos de valores como esfuerzo, solidaridad…, pero el equipo ha confiado en la organización para encarar el partido. Hemos sabido aguantar cuando ellos nos han apretado. En definitiva, para ganar un partido en Primera hay que hacer mucha cosas bien, y más hoy con todo el cansancio acumulado. Cuando un equipo llega a la última jornada con 53 puntos y con este margen con respecto a otros equipos tan potentes es porque hay un gran vestuario. Es para quitarse el sombrero”.

La victoria para el Granada, y lo fatídico para el Mallorca, que ha consumado su descenso a Segunda. “Lo sentimos mucho por ellos“, ha indicado el técnico vigués. Pese a la victoria, Diego Martínez ha mostrado su interés por aprender de los fallos cometidos. “Hemos cometido errores de decisión y lo achaco al cansancio. Luego veremos el partido. Ha habido situaciones donde no hemos decidido bien. Solo puedo darles las gracias a los jugadores por el esfuerzo. El esfuerzo de todos es brutal“.

Por último, ya solo queda el último paso antes de cerrar el campeonato. El domingo un Athletic sin opciones de clasificarse para Europa visitará Los Cármenes, el coliseo donde sufrió y sufrió para acabar siendo finalista de la Copa. “No hay tiempo para pensar en el domingo. Pensamos en recuperarnos como podamos. El domingo a las 21:00 horas estaremos ante un partido para disfrutar y dejarnos el alma. Nos enfrentamos a un gran rival, pero no pensamos en las consecuencias. Queremos disfrutar de esta situación extraordinaria. Y me quedo corto con ese ‘extraordinaria'”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *