La resaca emocional no es muy amiga de Diego Martínez. O, más bien, es el técnico del Granada CF el único para el que dejarse llevar no suena demasiado bien. La onírica victoria ante el PSV Eindhoven en la Europa League no es suficiente para que Diego Martínez, hombre cauto por naturaleza, abandone su teoría del partido a partido. Y menos con la visita al Getafe de José Bordalás sobre el horizonte.

“Vamos a enfrentarnos a un equipo que te obliga a adaptarte. Tenemos claro que cada balón va a ser importante, al igual que las segundas jugadas. Tendremos que estar atentos todo el partido a cualquier acción del juego”, señala el entrenador rojiblanco.

El Granada realizó una gran segunda parte en Holanda para poder remontarle a todo un campeón de Europa. Al Getafe no le corresponde tal honor, pero sí que puede presumir de haber eliminado a otro coloso holandés como el Ajax en la misma competición la temporada pasada. “El Getafe ha ganado muchos partidos y para eso hay que hacer muchas cosas bien. Va a ser muy difícil”, predice el gallego.

Para intentar sacar algo positivo de la visita al Coliseum, el Granada tratará de parecerse “lo máximo posible a lo que nos ha traído hasta aquí. Eso sí, sabiendo que estamos preparados para afrontar este partido. Lo primero es ser lo más parecido a lo que nosotros somos como equipo”.

Recuperar fuerzas y recuerdos rojillos

Un factor que determinará el partido será la recuperación tras el esfuerzo del partido entre semana, principalmente el de los segundos 45 minutos. “En Holanda corrimos mucho, pero como frente al Sevilla o en Cádiz. Hay que correr. Si lo haces inteligentemente y con balón, como en Holanda, ese cansancio se siente menos”.

Así, “queremos jugar tres partidos entre semana. No cambio ni un rastro de cansancio por vivir lo que nos está tocando vivir. Ojalá el Granada pueda vivir esto mucho tiempo”. Por otro lado, Martínez también comenta que “a más competición, más golpes, lesiones…”. Que se lo digan al pobre Gonalons, que se tuvo que retirar del Philips Stadion en la primera parte por un golpe en la rodilla.

“Max está mejor. Las primeras exploraciones indican que no se trata de todo lo grave que podría ser con el susto que nos llevamos. Pero no sabemos el tiempo que estará parado”. El francés no estará en el Coliseum al igual que otros muchos como Duarte, Víctor Díaz o Azeez. “Me hubiese gustado tener a todos los jugadores disponibles, porque ayuda para gestionar mejor los esfuerzos. Hay puestos en los que estamos justos, pero los que salgan lo harán preparados”.

El Granada se encontrará con Nyom, un rojiblanco disfrazado de azulón. Aunque ninguno de los actuales nazaríes compartieron el vestuario rojiblanco con él, todos le conocen. Sin duda, se trata del jugador de moda del Getafe de Bordalás, ese al que se le achaca de practicar juego sucio. Sin embargo, Diego Martínez prefiere pasar de polémicas y felicitar el centenario a Osasuna. su antigua casa. “Desde aquí, enhorabuena”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *