El Granada CF vuelve a ponerse el modo Copa del Rey. El año pasado consiguieron rozar la final a escasos minutos del final, pero este año se encuentran con una nueva oportunidad de destacar y brillar como la temporada anterior.

Diego Martínez, entrenador del conjunto nazarí ha evaluado el encuentro con muchas ganas e ilusión. Principalmente de competir y hacer un buen papel en la competición en la que el año pasado rozaron la final. “Afrontamos el partido como siempre. Con la máxima ilusión, ganas de competir, con la posibilidad de contar con jugadores que han tenido menos minutos. También contar con los jugadores que vienen de una recuperación puedan tener ritmo de competición. Sabemos que nos enfrentamos a un rival de prestigio. Un rival difícil y unas condiciones climatológicas adversas en cuanto a frío y temperatura. A partir de ahí a competir”.

El entrenador rojillo no ha querido olvidarse del nivel que tiene el rival. Sumada a la situación climatológica a la que se va a tener que exponer su equipo. Parecida a la que vivió en Eibar la jornada anterior. “Venimos de un partido exigente, no sólo por el rival, sino por las condiciones del terreno de juego y de las temperaturas como fue en Eibar. Tres días más tarde nos encontramos en una situación parecida. Pero ahí está el reto. Adaptarnos y saber que nos enfrentamos a un muy buen rival. Un equipo que compite muy bien, con jugadores que han jugado en segunda división. Nos conocemos, sabemos que va a ser difícil. En la Copa del Rey cada eliminatoria es determinante, venimos con la lección del año pasado. Pero a este equipo lo que le gusta es competir y seguir progresando en nuestra identidad de equipo”, explica Diego Martínez.

Por último, lamenta que no se pueda llenar el estadio, pero agradece que pueda haber gente. Para él, es el elemento principal del fútbol. “Ojalá poco a poco podamos disfrutar de los aficionados en los estadios. Al fin y al cabo jugamos por y para ellos. Además, es un día especial, 6 de enero, ojalá pudieran venir muchos niños al estadio y que sea una fiesta del fútbol. En definitiva es eso, no sólo por el día, sino por el tipo de competición. Queremos que el Granada sea igual de competitivo que siempre desde nuestros valores e identidad“, finaliza el entrenador del Granada CF.