Diego-Martinez

El entrenador del Granada, Diego Martínez, ha valorado el punto conseguido por sus jugadores tras empatar a tres goles contra la SD Huesca. El vigués, en rueda de prensa, ha hablado del sabor que le deja el punto conseguido en los últimos minutos, de los errores cometidos y de los intangibles del equipo, aspectos como la motivación, la ilusión o la determinación del equipo, para buscar el empate cuando perdían por 1-3.

Qué sabor le deja el punto: “Lo mejor del partido, además, del punto, que significa volver a sumar, ha sido el alma y el espíritu de este equipo. Cuando tiene un marcador de 1-3 adverso y lo mas normal es dejarse ir, el equipo creyó y lo siguió intentando. Habíamos cambiado la inercia, si dura dos minutos más… Tenemos que recuperar el nivel de concentración, pero me quedo con lo positivo, que es el punto y el no rendirse nunca”.

Aciertos en ataque y errores en defensa: “Es evidente que tenemos que rebajar la tasa de error. Nos está costando en los últimos partidos. El impacto anímico del 1-3 es importante, pero hemos sido capaz de rehacernos. Siempre es positivo sumar después de la racha en la que estábamos”.

Grado de preocupación por los errores defensivos: “No nos preocupa. Nos ocupa. Lo que pasa es que tenemos poco tiempo entre partido y partido para corregir los errores y ocupamos mucho tiempo en recuperarnos y poder competir en condiciones mínimas. Tenemos que aumentar el nivel de atención y mejorar en ello, pero cuesta mucho más cuando no estás en una buena racha de resultados.

La Eterna Lucha no se negocia: “Sí, es lo que más me ha gustado. Hoy hemos sumado un punto gracias al corazón del equipo. No me quedo ni con el palo del último minuto con el que hemos podido ganar ni con los errores que hemos cometido. Cuando no se puede ganar hay que empatar. Sumar siempre es importante. El empate en Leganés del año pasado no se valoró hasta el final de temporada cuando entremos en Europa gracias a ese punto”.

Los intangibles del equipo: “Siempre están ahí. Siempre salimos al campo con esa voluntad. Espero que en los próximos partidos, esos intangibles aparezcan con el resultado a favor y controlando el partido. Siempre que se dan resultados de dos abajo, se dan picos emocionales muy altos, pero estás a cara o cruz. No debe ser nuestro ADN jugárnoslo a cara o cruz, aunque seamos capaces de hacerlo. Pero sí, me quedo con los intangibles y donde no lleguen otros factores, que lleguen el alma y la determinación”.