La Diputación de Granada anticipará 20 millones a los ayuntamientos de la provincia para proporcionarles liquidez y que puedan asegurar la prestación de servicios en sus municipios. Esta iniciativa fiscal, que está incluida en el Plan Granada para la Recuperación Económica y Social, no tiene costes financieros para los ayuntamientos y, por tanto, también les supone un ahorro en intereses.

Para ello, la Diputación de Granada y CajaSur han firmado recientemente una operación de tesorería por un importe total de 20 millones de euros. La operación ha sido suscrita por el presidente de la institución, José Entrena, y los representantes de la entidad financiera, en presencia del tesorero provincial, José Luis Martínez de la Riva. Esta operación está destinada a financiar los anticipos sobre la recaudación anual de los ayuntamientos de la provincia para inyectarles liquidez cuando más lo necesitan.

“De esta manera, los ayuntamientos de la provincia no tendrán que recurrir a la concertación de préstamos para hacer frente a los pagos con sus proveedores y a las nóminas de los trabajadores municipales”, ha señalado el presidente de la Diputación. Tal y como ha precisado Entrena, pueden solicitar estos anticipos todos los ayuntamientos que tienen delegada la recaudación de impuestos y tasas en el Servicio Provincial Tributario de la Diputación.

Esta es la tercera inyección de liquidez que la Diputación de Granada proporciona a los ayuntamientos en cuestión de meses. El pasado mes de marzo, al declararse el estado de alarma, laDiputación de Granada anticipó 16,5 millones a los municipios de la provincia para paliar los efectos de la pandemia, una medida que, además, supuso la suspensión del cobro de las tasas y los impuestos de vehículos en los 160 que tienen delegada la recaudación en el Servicio Provincial Tributario de la Diputación.

Poco después, la Diputación activó un fondo de dos millones procedentes del superávit de la institución para reforzar las medidas sociales en los municipios de menos de 20.000 habitantes y, al mismo tiempo, aumentó en 1,5 millones de fondos propios las ayudas económicas familiares. Con ese incremento, la Diputación destinó en cuestión de tres meses más de 3,3 millones para ayudas económicas familiares y emergencias sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *