La diputación de Granada pone en marcha un plan de contingencia. Dicho dispositivo involucra a los centros sociales dependientes de la institución y se anticipa a un escenario de pérdida de efectivos como consecuencia de la evolución de la pandemia del coronavirus.

Este plan se pone en marcha en el marco del Decreto de Alarma que ha declarado el Gobierno de España y de las competencias de la Diputación de Granada. Su objetivo es que se determine la distribución de todos los medios técnicos y personales de los centros sociales dependientes de la institución provincial en el caso de que la crisis sanitaria afecte a la plantilla. Es decir, las residencias de mayores La Milagrosa, en Armilla, y Rodríguez Penalva, en Huéscar, y del centro para Personas con Discapacidad Reina Sofía.

El plan establece que se seleccionará el personal de estos tres centros entre quienes figuren como “disponibles” en las diferentes bolsas de aspirantes de nombramientos de personal funcionario interino. Si esto no fuera posible, la selección se realizará dentro de la bolsa o bolsas que para cada categoría hayan podido existir por orden cronológico inverso en los cinco años anteriores a la resolución.

Cuando no sea posible este procedimiento, se recurrirá al servicio público de empleo y si no es posible, se publicará una oferta en la web de la Diputación. Una vez agotada la disponibilidad de profesionales con la titulación exigida, se optará por otros profesionales. Estos son, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales para la plaza de enfermería, y de auxiliares de ayuda a domicilio para las plazas de auxiliares de enfermería.