La Diputación de Granada, a través del área de Igualdad, atenderá a mujeres en prostitución en la provincia. El objetivo es dar asistencia y cubrir las necesidades básicas de uno de los colectivos más vulnerables, que ha visto agravada su situación con la crisis sanitaria y el confinamiento derivado del estado de alarma, y que sufren las mayores dificultades para el acceso a los recursos esenciales.

La institución ha previsto una inversión inicial de 6.000 euros para atender las necesidades primarias de estas mujeres: alojamiento, alimentos y productos de aseo e higiene, así como material de prevención ante el virus.

La diputada de Igualdad, Juventud y Administración Electrónica, Mercedes Garzón, ha explicado que «los clubes y pisos han cerrado por el estado de alarma, dejando a estas mujeres de la noche a la mañana no solo sin ingresos, sino también sin un techo, ya que su hogar en muchas ocasiones son estos clubes diseminados por las carreteras de nuestra provincia”.

Se ha referido también a las mujeres que tienen hijos y familias en otras ciudades u otros países y que viven de las transferencias económicas que ellas les hacen llegar, o para las víctimas de trata, quienes mantienen deudas con sus explotadores, que aumentarán si el confinamiento se alarga. “Para ellas la urgencia es mayor”, ha insistido.