celebracion-gol-domingos-duarte

El central del Granada concedió una entrevista al club tras su parón por la lesión sufrida en los nervios del plexo braquial el pasado 27 de septiembre frente al Celta.

El portugués se mostró con la ilusión de volver a tener esa sensación de jugar. «Ya queda menos, en un par de semanas estaré de vuelta», afirmaba el luso. «Ha sido una lesión complicada, ya que el gesto fue un poco raro, parecido al de un accidente de tráfico. Es propia de otros deportes, como el rugby» destacaba en relación a la lesión que sufrió en los nervios del plexo braquial, la cual le impedía mover el brazo con naturalidad. Tras más de dos meses en la enfermería, el pasado martes día 7 volvía a los entrenamientos con el grupo. «Solo poder estar con el grupo ya hace que las cosas sean de otra manera. El ánimo es otro y los compañeros me están ayudando en el proceso, siempre que se acercan es con una sonrisa».

El portugués, que reconoció hablar tan bien español «gracias a un compañero del que aprendió en Coruña», destacó que «lo que más se nota al volver es el ritmo de competición. Por mucho que trabajes fuera, el proceso de vuelta al equipo es complicado, por eso hay que empezar desde ya». Estos dos meses fuera de los terrenos de juego le han obligado a ver al equipo por la televisión, algo que «es complicado ya que no puedes ayudar al equipo desde fuera. Pero lo que más ha costado ha sido el inicio del proceso, ya que no sabes qué has hecho mal para que estés lesionado. El primer mes estuve chungo de ánimo, pero ahora me encuentro mucho mejor anímica y físicamente. Tengo ganas de contacto (risas)».


La plaga de lesiones sufridas por los nazaríes en defensa han obligado a sacar a relucir jugadores de la cantera, como es el caso de Torrente. «La gente que viene desde abajo están aportando mucho. En relación a Torrente, se está viendo la calidad y tranquilidad que tienen a su edad, nos alegramos mucho por él» añadió Duarte.

Durante este tiempo, el trabajo de los fisios ha sido vital para su recuperación. «Estoy muy contento con cómo hemos llevado de bien el proceso, tanto ellos como yo, así que quiero darle las gracias y ya les invitaré a comer cuando acabemos».
Fuera del terreno de juego el fútbol se ve de otra manera, y más cuando estás acostumbrado a jugarlo todo. No obstante, desde el partido en Vigo el Granada ha ido en línea ascendente. «El equipo ha ido mejorando, se ve un equipo más compacto, con la sensación de que es más complicado que nos hagan daño. Estamos generando más en ataque, y tenemos la sensación de solidez en defensa. Esperamos seguir dando alegrías a la afición», afirmaba el portugués.

El equipo afronta un mes de diciembre con encuentros vitales, como el del próximo lunes 13 ante el Cádiz. «Es un mes importante, hay que afrontar los partidos como siempre, centrándonos en Cádiz, ya que ganar allí sería un paso muy importante para nuestro objetivo. Después de Cádiz, a por el siguiente». Para ello, resaltó la importancia de «la unión del vestuario» en la celebración del gol de la victoria frente al Alavés, el cual «supuso un soplo de aire fresco». Una victoria que llegó tras un partido muy igualado, «como todos los de LaLiga. La Liga española está cada vez más ajustada, la gente de arriba sabe que si juegan contra cualquier equipo de los de abajo, o hacen un buen partido o pueden perder. Esto es algo muy bueno para la competición».

Para finalizar, Duarte contaba sus deseos para estas navidades. «Que vuelva al 200%, y si es antes de Papa Noel, mejor», afirmaba el luso.