Los hechos comenzaron sobre las tres y media de la tarde, momento en el que dos agentes de policía se encontraban fuera de servicio en un bar de una céntrica calle granadina cercano a una conocida zona de ocio. Dichos agentes observaron a un individuo que, en virtud de su comportamiento, podría estar traficando con drogas, siendo testigos de una presunta venta de sustancia estupefaciente. Seguidamente, tras solicitar la presencia de una dotación policial uniformada, dicho individuo fue identificado.

El presunto autor resultó ser un ciudadano colombiano, de 33 años de edad y con antecedentes policiales por tráfico de drogas. El hombre se encontraba en situación de residencia irregular. Esta detención le ha costado un decreto de expulsión de nuestro país emitido en el mes de marzo por la Subdelegación del Gobierno en Granada.

Incautación de la droga

La inspección de sus ropas y efectos personales reveló la existencia de seis envoltorios conteniendo cocaína. Esta sustancia estupefaciente, lista para su venta, la llevaba escondida en el interior de un monedero que guardaba en uno de sus bolsillos. Los agentes le incautaron más de 87 euros en metálico además de dos teléfonos móviles.

El presunto autor ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial.