granada-alaves

El Granada CF cayó en Mendizorroza frente al Deportivo Alavés y sumó así su cuarta derrota consecutiva. Los de Diego Martínez fueron capaces de igualar un 2-0 del equipo local, pero el Alavés, que se jugaba muchísimo más, pegó un segundo arreón para llevarse el partido y sentenciar su permanencia.

El encuentro dejó claro desde el principio quién veía problemas en el horizonte de no conseguir la victoria. El Alavés, espoleado por la necesidad de llevarse los tres puntos se adelantó pronto. Corría el minuto 8 cuando un chut de Luis Rioja era despejado por Aarón dejando el rechace franco para el remate de Pere Pons. El catalán hacía el primero del partido y permitía respirar a los suyos, que, además, recibían buenas noticias de otros campos.

Entre Lejeune y Rubén Duarte consiguieron el segundo. Un remate de cabeza del francés golpeaba en la cadera de su compañero de zaga y terminaba en la portería de Aarón. Los ‘babazorros’ dejaban así la permanencia casi atada, aunque es cierto que se llevaron un buen susto.

Jorge Molina dejó vivo el partido antes del descanso después de recibir un pase profundo de Suárez, recortar a Laguardia y ajusticiar a Pacheco. Ya en el complemento, el propio Molina peinaba un balón para Darwin, que ganaba línea de fondo, pasaba atrás y encontraba a Puertas que empató el partido.

La igualada volvió a activar a los locales y tres minutos después era Joselu el que devolvía la delantera a los suyos. Superado el minuto 70, Luis Rioja hacía el cuarto en una transición rápida superando por bajo a Aarón. Con la sentencia del Alavés llegaba el letargo al partido y nada más ocurrió en los minutos finales.